lunes, 2 de enero de 2017

LINEAS DE ACCIÓN ESTRATÉGICAS EN EL ÁMBITO MARÍTIMO E INSULAR PARA LA NUEVA REPÚBLICA MARÍTIMA VENEZOLANA..



FUNDAMENTACIÓN

La soberanía y la política nacional se ejerce en todo el espacio geográfico nacional y éste abarca a los espacios marítimos[1], los espacios insulares y aquellas “áreas que son o puedan ser patrimonio común de la humanidad, en los términos, extensión y condiciones que determinen los acuerdos internacionales y la legislación nacional”. La forma en que se han manifestado estos hechos ha sido histórica y se han mostrado en la serie de actos públicos y privados que ha hecho la sociedad venezolana en aras de su seguridad y bienestar. Desde el punto de vista público y privado, estos actos han estado relacionados con políticas y acciones que han estado referidas con el dominio del espacio en sí, desde el punto de vista insular, fluvial y lacustre, y con el uso del espacio marítimo en sí, como vía de comunicación y fuente de recursos. 

El modo en cómo se han materializado estos usos, se tiene que, como vía de comunicación, una gran cantidad de buques surcan aguas venezolanas impulsado por explotación petrolera y la ampliación del canal de Panamá dentro de una dinámica de intercambios con el resto del mundo[2]. Alrededor de 400 embarcaciones formalmente realizan faenas de pesca en los espacios marítimos y la Alta Mar. De igual forma, los proyectos de exploración y explotación de combustibles fósiles en el mar Caribe, el océano Atlántico y en la faja petrolífera del río Orinoco y algunos de sus afluentes y la ampliación de la flota mercante y petrolera nacional, son indicadores, no sólo de la dependencia presente y sino también de la dependencia futura de los venezolanos en relación con los espacios marítimos, motivado a que el aumento de las actividades de producción y reproducción de la vida material de los venezolanos implicaran un mayor uso de los espacios en tanto que vía de comunicación y fuente de recursos.

Esta realidad ha hecho que, en primer lugar en la reordenación del territorio puesto que el territorio insular venezolano es la plataforma natural de proyección hacia los espacios marítimos, en tanto que fuente de recursos y los espacios marítimos podrían ser base de plataformas para la explotación múltiple de dichos espacios, y en segundo lugar, se estreche la cooperación internacional en la cuenca del mar Caribe dentro de un contexto determinado por la falta de delimitación de áreas marinas y submarinas. Estos actos indican el reconocimiento de la importancia estratégica que reviste el mar para los venezolanos en el presente y en el futuro próximo.
 
Pero, si bien es posible afirmar la necesidad de un volcamiento hacia los espacios marítimos e insulares, éste proceso no debe ser sólo producto del redireccionamiento de las políticas del Estado hacia ese espacio, sino que éste volcamiento se debe producir en función de los proyectos suspendidos o ya en curso por su impacto marítimo, en función de una política de desarrollo que busque la superación de una situación pasada y presente en aras de un mejor porvenir. Esta política de desarrollo se sintetiza en la generación de condiciones para que los venezolanos puedan producir y reproducir su vida material, dentro de un contexto de vertebración y articulación del espacio geográfico nacional teniendo como foco los espacios marítimos.

Los proyectos de desarrollo se han estado produciendo dentro de un contexto signado por la existencia de comunidades que históricamente han estado construyendo su propia geografía y su propia historia, permitiendo no sólo la constitución de lo que se ha denominado Mar de Venezuela y la permanencia de los núcleos históricos como Los Roques, Los Testigos, así como San Fernando de Atabapo, San Carlos de Río Negro y Pedernales, sino también que la presencia venezolana se haya extendido más allá del espacio geográfico nacional.

Los proyectos nacionales deben ser manifestaciones de una voluntad de superación que requiere la suma de otras voluntades que produzcan la unidad de esfuerzos necesaria para asegurar la mayor efectividad del proceso de desarrollo en tanto que proceso “en sí” y “para sí”, es decir, para alcanzar el propósito que se persigue dentro del marco de un proyecto político republicano. En otras palabras, lo que se debe perseguir es la contribución a la armonización de las acciones políticas producidas en la república con las acciones que realizan los venezolanos en su singularidad y las comunidades en la estructura, es decir, en el espacio donde se ha construido lo social, en lo concerniente a la producción y reproducción de la vida material y por consiguiente donde se han generado los procesos de intercambios.

En otras palabras, lo que se presenta como una necesidad de la república en los actuales momentos expresada en una serie de acciones simultaneas y sucesivas es el establecimiento de un modelo económico productivo que garantice la liberalidad de la producción y el intercambio de forma diversificada e independiente teniendo como foco los espacios marítimos que garantice la satisfacción de las necesidades sociales y materiales de los venezolanos. Se busca satisfacer las necesidades derivadas de ese propósito representado por los proyectos ya en curso, con la finalidad de generar un movimiento “para sí”, es decir, de desarrollo en toda una cadena de producción dentro de un criterio de uso dual. Por citar un ejemplo, la necesidad de explotar recursos costa afuera va a generar la necesidad de formar, preservar, servir y asegurar el bienestar de aquellos que van a satisfacer la necesidad de explotación in situ. La explotación in situ va a generar la necesidad de transportar la carga generando a su vez necesidades de servicio, preservación, formación y aseguramiento de aquellos destinados a esa tarea y estas dos actividades van a generar a su vez la necesidad de asegurar que esas actividades se realicen de la manera más efectiva posible, lo cual significa el servicio, el conocimiento, la formación, el salvamento (que requiere a su vez formación y alistamiento) de los que van a ejecutar esas tareas en todos los espacios marítimos.

Este carácter dual es más patente si se considera el aumento del tráfico marítimo como consecuencia de la ampliación del canal de Panamá. Por otra parte, el incremento de la actividad pesquera requerirá el establecimiento de puntos de apoyo adecuados en el territorio insular generando a su vez la necesidad de desarrollar una serie de actividades conexas que den factibilidad a esa actividad productiva.  De igual forma, la posibilidad de realizar efectivamente las actividades mencionadas precedentemente estarán condicionadas por las capacidades para conocer los espacios marítimos e Insulares mediante la investigación en sí, y que éste conocimiento resultante se convierta en conocimiento para la mejora de la vida de los venezolanos.

Hay que destacar que lo expresado anteriormente aunque si bien significa el uso del espacio, este uso está orientado a la explotación de recursos y el transporte de carga, entendido éste como una actividad productiva. Esta aclaratoria es pertinente debido al hecho que las necesidades energéticas y de consumo en el ámbito global y los planes que esta emprendiendo el Estado en lo referente a la Extracción de materias primas y la producción de bienes y servicios orientados al consumo interno y externo han hecho necesario que se proyecte el crecimiento de la flota mercante nacional y la adquisición de medios especiales para vertebrar las unidades de producción que se encuentran a todo lo largo de la red fluvial del río Orinoco, y las necesidades que se deriven de ello junto con las necesidades derivadas de los planes que se proyecten reflejarán no sólo una unidad en cuanto al espacio donde se va a producir el uso, sino también el volcamiento del Estado Venezolano hacia los Espacios marítimos.

Esta realidad hace necesario que se orienten los esfuerzos, basándose en los Intereses marítimos Nacionales para estar en armonía con las necesidades futuras de los venezolanos, construyendo ese futuro desde el presente en su ámbito de competencia y por tal motivo se ha considerado, desde el punto de vista estratégico, orientar los esfuerzos para desarrollar las capacidades de la república para el uso de los Espacios marítimos e Insulares para que dicho uso sea lo más efectivo posible y se beneficien los venezolanos, de manera individual, y la comunidad política, en lo general, cumpliéndose de esta manera los fines esenciales de una república bien ordenada. Como el desarrollo de las capacidades de la Nación en los Espacios marítimos e Insulares deben estar enmarcados dentro de una relación indisoluble entre productividad y seguridad, un buen ordenamiento de la república debe fundamentarse en la sociedad civil en tanto que expresión de la comunidad política en sí, es decir, la sociedad debe ser la expresión de la república para evitar una separación entre esta y un estado para garantizar un el equilibrio entre lo público y lo privado.

Así pues se ha considerado como fundamento para el establecimiento de lineamientos de carácter estratégico de una Venezuela republicana en los espacios marítimos a partir del establecimiento de un nuevo ordenamiento político, los siguientes:

·         En lo social, el desarrollo sustentable y la contribución en el desarrollo de las capacidades de producción y reproducción de la vida material de los venezolanos en los Espacios marítimos e Insulares.
·         En lo económico, generando la capacidad para la producción y reproducción de la vida material de todos los venezolanos.
·         En lo político, haciendo que el proceso de desarrollo en los Espacios marítimos e Insulares se realice, en tanto que desarrollo (en tanto que proceso) y en tanto que certidumbre.
·         En lo cultural, concientizando a la población venezolana de su vinculación con los espacios marítimos, en otras palabras, ayudarlo a reconstruir su identidad marítima debido a que en los espacios marítimos y fluviales están los fundamentos de la venezolanidad.
·         En lo geográfico, asegurando que los venezolanos usen la totalidad del espacio y que la totalidad del espacio geográfico nacional esté articulado a la realidad funcional del Estado, con la finalidad de contribuir al logro del equilibrio territorial del Estado venezolano. Ello incluye los espacios marítimos ubicados en  el Atlántico Meridional, en el océano Antártico y Pacífico, el Alta Mar y aquellos espacios que Venezuela ha declarado como propio frente a intereses extranjeros.
·         En lo ambiental asegurando que el uso de los Espacios marítimos e Insulares sea sustentable y sostenible.
·         En lo militar, asegurando que el desarrollo de las capacidades de uso de los Espacios marítimos e Insulares haga viable la defensa integral de la república.

Como se busca la construcción de un futuro, lo que se pretende es, en principio, retomar los planes pasados y presentes interrumpidos por diferentes causas con el fin de hacerlos efectivos en un nivel intermedio e inmediatamente crear nuevas condiciones para hacer desde los espacios marítimos e insulares como fundamento y fortalecimiento de la república que decidan todos los venezolanos.

En consecuencia, el Objetivo Estratégico General que se ha establecido para estar en armonía con las necesidades presentes y futuras de los venezolanos, en concordancia, es:

“Desarrollar las capacidades de los venezolanos para usar los Espacios Marítimos e Insulares, con la finalidad de cumplir y contribuir en el cumplimiento de los fines esenciales de la república que decida la gran mayoría de los venezolanos”.

En otras palabras lo que se persigue es el desarrollo de capacidades para usar los Espacios Marítimos e Insulares mediante la operacionalización y aplicación de una estrategia sectorial para así apoyar la gestión pública en una gran estrategia republicana acordada por los venezolanos de implantación de un modelo de desarrollo cónsono con nuestras necesidades. La fundamentación hecha previamente partió de la noción de desarrollo entendiendo este concepto como la creación de condiciones de posibilidad para la existencia presente y futura de los venezolanos y que el ente creado para ayudar a cumplir con ese fin actúe dentro del contexto de la complejidad y que su propósito en tanto que fin y en tanto que proceso sea complejo. Esta situación hace que sean considerados unos criterios de acción para asegurar el cumplimiento del objetivo estratégico general establecido. Estos criterios son los siguientes:

·         Certeza en el uso de los Espacios Marítimos e Insulares, en la posibilidad de que este sea usado, en concordancia con unos principios de seguridad establecidos en cada uno de sus ámbitos, y de que los atributos de la soberanía sean ejercidos plenamente. Estos atributos son exclusividad, plenitud y autonomía de competencias. Esta certeza se materializa en el dominio y control de los espacios marítimos e insulares.
·         Desarrollo sustentable como proceso de una finalidad superior, como fin de la Institución y como proceso para el fomento de la participación.

El pivote sobre el cual se centran estos dos criterios son la participación (pública y privada) y la corresponsabilidad, por lo que el Objetivo Estratégico General es en realidad la determinación de un proceso en diversas vertientes, que busca mediante la cooperación, la solidaridad y la efectividad alcanzar el bienestar de los venezolanos. La cooperación, la solidaridad y la efectividad, implica la necesidad de desarrollar un nuevo equilibrio en el sentido que efectividad implica competencia. El equilibrio va a significar lo siguiente:

·         La creación de la infraestructura necesaria para facilitar la producción y los intercambios en lo nacional y lo internacional.
·         La cooperación en sí, para la producción y reproducción de la vida material.
·         Que esta producción y reproducción se hagan con criterios de excelencia.
·         Que lo producido puede satisfacer las necesidades de la población venezolana y las necesidades de otras comunidades políticas en términos competitivos.

Desde esta perspectiva, el problema para la república que está por venir está determinado por: la creación de condiciones para favorecer el desarrollo de las actividades de producción e intercambio, es decir, la creación de ventajas comparativas, participar en el desarrollo de las comunidades costeras, ribereñas e insulares, mediante el fomento y desarrollo de capacidades productivas, la facilitación de los procesos de intercambios mediante la articulación y vertebración de espacios nacionales y el fomento para la creación de ventajas competitivas, mediante la investigación científica y la coordinación entre los diversos entes de producción de conocimientos que hagan de éste, conocimiento para la vida. Desde esta perspectiva se tiene lo siguiente:

a.-       Creación de ventajas comparativas mediante el desarrollo de una infraestructura de puertos, y la creación de nuevos puertos, el desarrollo y perfeccionamiento del sistema de seguridad marítima (que abarca el mantenimiento de los canales de navegación y la asistencia en caso de catástrofes, es decir, la adaptación y la mitigación), el desarrollo de la industria naval y de sectores conexos relacionados con el sector marítimo, el desarrollo del potencial humano, de la industria turística y de los deportes náuticos.
b.-       Fomentar la creación de ventajas competitivas, mediante la coordinación, promoción y participación en actividades de investigación científica y tecnológica en los espacios marítimos e insulares.

Habría que destacar que con el desarrollo de ventajas comparativas y con el fomento de ventajas competitivas se estaría participando en el desarrollo de las comunidades costeras, ribereñas e insulares, no obstante, la creación de un nuevo modelo de desarrollo republicano implica también que estas comunidades sean objetivos del desarrollo. Así pues se incluye la:

c.-        Participación en el desarrollo de las comunidades costeras, ribereñas e insulares mediante el fomento para el desarrollo de empresas y unidades económicas de producción e intercambio.

d.-       La Articulación y vertebración del espacio geográfico nacional, como medio para que las actividades productivas que ejecutan comunidades específicas puedan intercambiar sus excedentes con otras comunidades generando complementariedad y por consiguiente solidaridad orgánica y funcional en toda la república.

Para el logro de este propósito, y en general, para hacer posible el cumplimiento de esta misión una de las tareas fundamentales es el fortalecimiento de nuestra identidad marítima, debido a que este acto de concientización fomentará el desarrollo del ser-venezolano desde el punto de vista social y consecuentemente político.

Finalmente hay que destacar que la nueva república no podrá por si sola alcanzar el desarrollo. Va a necesitar del apoyo de otras entidades públicas y privadas nacionales e internacionales. En este sentido es conveniente destacar dos aspectos de vital importancia para los venezolanos: la naturaleza de la relación con China y que los venezolanos no forman parte activa de un bloque que potencie su desarrollo. Con respecto a China hay que evaluar la naturaleza de la relación para orientarla al desarrollo de las capacidades productivas de los venezolanos. En relación a la no-pertenencia a ningún bloque que potencie el desarrollo de los venezolanos afirmo que en la actualidad es una ventaja porque en la mayoría de los casos no fueron producto de un diseño que contribuyera al desarrollo de las capacidades productivas de los venezolanos. Ello hace necesario revisar los otros acuerdos intrarregionales del que el país forma parte y anularlos si no son beneficiosos. Por ello,
e.-       Establecer alianzas estratégicas que potencien el desarrollo de las capacidades productivas de los venezolanos teniendo como foco los espacios marítimos e insulares.

La creación de ventajas comparativas y el fomento de las ventajas competitivas de igual forma persiguen la integración iberoamericana y caribeña en concordancia desde una perspectiva co-federativa en concordancia con las tendencias globales actuales. En consecuencia, éstas acciones buscarán el desarrollo de sectores específicos como lo son: el relacionado con la infraestructura, la demanda, los proveedores y servicios de apoyo y la coordinación de las actividades de las organizaciones que están relacionadas con el uso de los Espacios Marítimos e Insulares.

En relación con la infraestructura, se debe perseguir:

a.-       Desarrollar las capacidades del venezolano para el uso de los Espacios Marítimos e insulares mediante la concientización, la formación y el perfeccionamiento de sus capacidades.
b.-       Fomentar y contribuir con el desarrollo de empresas y unidades económicas de producción e intercambios en las comunidades costeras, ribereñas y fluviales.
c.-       Generar unidad de esfuerzos en todas las instituciones relacionadas con el conocimiento de los Espacios Marítimos e insulares, en otras palabras, lo que se busca es administrar el conocimiento sobre el espacio, para la generación de nuevas capacidades.
c.-       Mejorar la infraestructura de transporte, de atención en caso de catástrofes naturales y de servicios de soporte incluyendo todos los aspectos relacionados con la seguridad.
d.-       Mejorar la infraestructura portuaria en el sentido de conectarla de una forma efectiva con las redes productivas existente y por crear y de comunicaciones del país. Por ejemplo, en lo que concierne a la producción y transformación del coltán y otros minerales y en lo que respecta a la red ferroviaria que se encuentra en un estado de paralización del proyecto
Lo que se persigue es alcanzar el mayor grado de eficiencia y efectividad en el despliegue de estas capacidades.

En lo que concierne a la demanda, se debe tender a consumir lo nacional, respetando y ayudando a alcanzar y mantener los estándares de competencia en el ámbito internacional en todos los sectores marítimos.

Con respecto a los proveedores y servicios de apoyo se busca fortalecer la cadena de producción, reproducción y consumo, integrando, formando y coordinando servicios, empresas y unidades de producción y distribución social y estatal, centros de información e investigación, dentro del contexto de la participación y de la creación de condiciones para contribuir a la generación de condiciones de posibilidad para el bienestar de los venezolanos.

Por último, en los aspectos relativos a la coordinación de las actividades de las organizaciones que están relacionadas con el uso de los Espacios Marítimos e Insulares lo que busca es favorecer el acoplamiento de la capacidad nacional para optimizar la producción y reproducción de la vida material de los venezolanos mediante la cooperación y la participación. Esta necesidad implica también la adecuación de la organización para facilitar la efectividad en los procesos que perseguirán el alcanzar el fin que se ha establecido.

EL CONTEXTO INTERNACIONAL.

Como el uso de los espacios marítimos e insulares se desarrolla bajo un régimen consagrado por el derecho internacional vigente, y dado que este uso implica en sí una actividad económica relacionada con la navegación y explotación de recursos, el propósito de implantación de esta propuesta orientada a la fundamentación de una república venezolana, requiere el tener presente que las relaciones internacionales se producen dentro de un contexto determinado para favorecer las actividades de intercambio bajo una estructura capitalista liberal que por su desarrollo histórico ha tendido a excluir a la mayor parte de la humanidad de esos procesos de intercambio mediante la imposición de normas, procesos y en general condicionantes que han limitado las posibilidades de desarrollo no sólo de Venezuela, sino de lo que se ha denominado el mundo en desarrollo, trayendo como consecuencia inestabilidad política y conflictos de diferente naturaleza en gran parte del globo.

El objetivo del capitalismo está centrado en la acumulación de riquezas y los mecanismos de que se han servido ésta han sido mediante el establecimiento de organizaciones supranacionales e internacionales que determinan patrones de comportamiento dirigidos a garantizar la obtención de sus propósitos. En el ámbito marítimo ésta actividad se evidencia, de forma oligopolizada, en el comercio en sí, en el transporte de carga como actividad comercial, en la construcción naval como actividad comercial y en los servicios marítimos de diversa índole como actividades susceptibles de ser comercializadas. También en la regulación de las actividades de explotación de recursos vivos y no vivos en el Alta Mar y todas las actividades conexas y de explotación que pueden ser comercializables. Ello se evidencia, por ejemplo en el papel de empresas transnacionales en lograr la delimitación de áreas marinas y submarinas en el Atlántico Meridional en perjuicio de los intereses marítimos venezolanos.

En general, se puede afirmar que todas las actividades que se desarrollan en los espacios marítimos son actividades que generan ganancias y riquezas para quienes tienen la posibilidad de explotarlas y controlarlas y, la consecuencia de ello es que en esas organizaciones supranacionales como la Organización Marítima Internacional (OMI), la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo (UNTAD), la Organización Hidrográfica Internacional (OHI), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), etc.[3], se han  convertido en espacios donde las empresas transnacionales y los Estados, en algunos casos en representación de empresas transnacionales y nacionales y en otros casos en representación de sus pueblos, en general regatean para obtener ganancias que se puedan traducir en beneficios cuantificables, en mayor medida para el capitalismo internacional y en menor medida para todos los pueblos. De ahí que el objeto de esta propuesta es usar esos mecanismos para el beneficio de los venezolanos.

Como la inestabilidad social ha adquirido un carácter global y ésta ha afectado el comercio, ha habido la tendencia en esas organizaciones supranacionales de profundizar el modelo capitalista liberal en el ámbito global, intentando controlar aún más las actividades de intercambio, en los espacios acuáticos del planeta, afectando al mundo en desarrollo y en especial de Venezuela por su naturaleza marítima. Esta intencionalidad podría tender a relativizar la soberanía estatal sobre sus espacios acuáticos y relativizaría las libertades de los Estados en el Alta Mar, con lo cual se dilataría el espacio de las potencias marítimas capaces de utilizar sus aparatos de coerción en el mar libre y minimizaría la capacidad de acción de los Estados ribereños del mundo en desarrollo y en especial de Venezuela en sus áreas marinas y submarinas. Por ello, el objeto del nuevo modelo republicano venezolano persigue usar el capitalismo para el beneficio de los venezolanos en un primera instancia y de contribuir a crear las condiciones de posibilidad para un mundo más justo. Ello explica porque las alianzas estratégicas deben buscar aumentar el desarrollo de las capacidades productivas.

Dentro de esta perspectiva se evidencia que el carácter del modelo de desarrollo marítimo que se debe instaurar en la república debe generar una relaciones de carácter mixto en relación con el modelo capitalista global y relaciones cooperativas con países que de alguna u otra manera potencien el desarrollo de capacidades productivas de los venezolanos y, a su vez, reafirmen los derechos de soberanía y jurisdicción sobre las áreas marinas y submarinas venezolanas. Desde esta perspectiva, la acción de la república en los foros internacionales en relación con los espacios marítimos debe:

a.-       Asegurar la libertad de maniobra nacional frente a las tendencias oligopólicas globales para facilitar la ejecución de los planes de desarrollo que tienen incidencia directa en los espacios marítimos e insulares.
b.-       Estrechar la cooperación marítima internacional para minimizar los efectos de las tendencias oligopólicas y maximizar la efectividad en la ejecución de los planes de desarrollo nacional enmarcados en la cooperación y el humanismo y en carácter intermedio del modelo de desarrollo.
c.-       Promoción y ampliar la esfera de acción venezolana en foros internacionales que creen las condiciones de posibilidad de aumentar el desarrollo de las capacidades productivas de los venezolanos.
d.-       Mantener mecanismos de intercambio de información intersectorial que faciliten la libertad de maniobra de la nueva república marítima venezolana en sectores relacionados con el transporte y la actividad portuaria, la explotación de recursos y actividades conexas en los espacios marítimos e insulares.
e.-       Participar en todos los foros internacionales donde se decidan y discutan temas relacionados con los espacios acuáticos y aquellos espacios que son o puedan ser declarados patrimonio común de la humanidad.

LINEAS DE ACCIÓN ESTRATÉGICAS PARA LA NUEVA REPÚBLICA MARÍTIMA VENEZOLANA.

            Las Líneas de Acción Estratégica han sido categorizadas, teniendo presentes los objetivos trazados en cada uno de los ámbitos de la seguridad, en lo siguiente: desarrollo de ventajas comparativas, desarrollo de ventajas competitivas, participación en el desarrollo de las comunidades costeras y ribereñas, las relaciones internacionales y la adecuación de las nuevas instituciones para facilitar los procesos tendentes a contribuir a lograr la implantación de un modelo económico productivo en concordancia con una visión republicana y maritimista en una nueva Venezuela:

            a.-       Para la creación y fortalecimiento de Ventajas Comparativas.

·         Desarrollo y perfeccionamiento de las capacidades relacionadas con la seguridad marítima, en especial el desarrollo del sistema internacional de socorro y la creación de una sala situacional.
·         Participar y contribuir con el desarrollo de capacidades para el uso,  dominio y control de los espacios marítimos e insulares de la república.
·         Contribuir con el mantenimiento de la seguridad en los canales estratégicos de navegación.
·         Desarrollo e implantación de tecnologías que permitan la navegación en toda la red fluvial venezolana durante todo el año, para la articulación y vertebración de todos los espacios de la república.
·         Articular por intermedio de medios adecuados marítimos al territorio insular con tierra firme.
·         Desarrollo de capacidades de búsqueda y salvamento (SAR), así como de adaptación y mitigación en caso de catástrofes.
·         Desarrollo del transporte marítimo y el establecimiento de una reserva de carga como incentivo para la creación de la flota mercante, que a su vez fortalecerá la marina nacional.
·         Creación y modernización de infraestructura portuaria y su articulación con la red de comunicaciones y productiva presente y futura del país.
·         Creación de condiciones para hacer del territorio insular un polo de seguridad y desarrollo, teniendo presente sus características ambientales.
·         Participar en el desarrollo de la Industria Naval, sobre todo en lo concerniente a la creación de infraestructura, incrementando la capacidad instalada, transferencia tecnológica y la creación de conglomerados industriales.
·         Desarrollo de las capacidades productivas para proveer bienes y servicios en el sector marítimo.
·         Fortalecer la cadena de producción, reproducción y consumo mediante la coordinación e integración de las capacidades existentes y que puedan proyectarse.
·         Concientización, formación, capacitación del potencial humano para el uso de los Espacios Marítimos e Insulares.
·         Participación en el desarrollo de la industria turística y deportiva.
·         Dar trato preferencial a los bienes y servicios producidos en el país, desarrollándolos, a fin de ser efectivos y competitivos
·         Fomentar el acoplamiento interinstitucional para aumentar los niveles de eficiencia y efectividad en el sector marítimo, tanto desde la perspectiva pública y privada.
·         Perfeccionar el Catastro de los Espacios Marítimos e Insulares (cartografía náutica nacional y de las áreas de interés marítimo venezolano como la Antártica).

b.-       Para la creación y fortalecimiento de Ventajas Competitivas.

·         Coordinación y promoción en actividades de investigación científica y tecnológica para el óptimo uso de los Espacios Marítimos e Insulares.
·         Ejecución de actividades de investigación científica y tecnológica en áreas consideradas de carácter estratégico.
·         Creación de un Centro de Documentación e Información relacionado con los Espacios Marítimos e Insulares.
·         Participación en la orientación, formación y capacitación de la oferta interna en bienes y servicios para elevar sus capacidades a los estándares internacionales.
·         Perfeccionamiento del acoplamiento interinstitucional, con especial énfasis en los centros de investigación, instituciones públicas y privadas relacionadas con los Espacios Marítimos e Insulares.

c.-        Para la participación activa en el desarrollo de las comunidades costeras, ribereñas e insulares.

·         Participar en la creación de ventajas comparativas con especial énfasis en los territorios bañados por las aguas del Mar de Venezuela, el lago de Maracaibo y en los territorios bañados por las aguas de la red fluvial del río Orinoco y sus afluentes.
·         Fomentar y desarrollar empresas y unidades económicas de propiedad social y estatal, en todo lo concerniente a servicios acuáticos, transporte marítimo, navegación, industria metalmecánica y naval, construcción naval, carpintería y todas aquellas actividades que tengan relación con los usos de los espacios acuáticos.

d.-       Las Relaciones Internacionales.

·         Asegurar la libertad de maniobra republicana frente a las tendencias oligopólicas globales y de relativización de la soberanía nacional en los espacios marítimas.
·         Fomentar y desarrollar de las ganancias compartidas y la cooperación en el ámbito nacional e internacional.
·         Estrechar la cooperación marítima internacional con aquellos países que potencien el desarrollo del país.
·         Conocer y monitorear los procesos de integración donde el Estado venezolano se encuentra en una fase de transición por el impacto que pueden tener estos procesos en los usos de los espacios marítimos.
·         Crear un sistema de información donde participen instituciones públicas y privadas que facilite la toma de decisiones especializadas en el ámbito internacional en todo lo relacionado con los espacios marítimos.
·         Participar y fomentar la creación de ventajas comparativas en los espacios que formen parte de mecanismos de integración iberoamericanos y caribeños (en especial, IIRSA y CAF) bajo los criterios de equidad, uso racional, equilibrio y desarrollo armónico de cada uno de los países.
·         Participar y fomentar la investigación científica marina mediante la cooperación internacional en aquellas áreas de interés común y de la humanidad.
·         Participar en todos los foros internacionales donde se decidan y discutan temas relacionados con los espacios marítimos y aquellos espacios que son o puedan ser declarados patrimonio común de la humanidad.

e.-       El cambio organizacional para facilitar los procesos que permitan la activación de un Consejo Nacional de los Asuntos Marítimos e Insulares dentro del contexto de una república marítima.

·         Desarrollar, perfeccionar y consolidar una gestión marítima e insular, lo cual implica, el mejoramiento de la estructura y los procesos, el mejoramiento de los sistemas de información interna y para la administración marítima, la elaboración de normas y procedimientos, el perfeccionamiento de un sistema de evaluación de la gestión administrativa de la institución, etc.
·         Mejorar el ambiente de trabajo, generar las condiciones para una vida digna, y por consiguiente, de todos los individuos y comunidades que se benefician y beneficiaran de la gestión de los asuntos marítimos e insulares desde una perspectiva pública y privada.

CONSIDERACIONES FINALES.

En vista de lo expresado precedentemente, se busca facilitar las condiciones de posibilidad para el desarrollo de una capacidad productiva que permita a los venezolanos perseverar en su propia existencia en cada vez en mejores condiciones mediante el desarrollo y creación de condiciones para el uso de los Espacios marítimos e Insulares, entendido este uso como la capacidad de utilizar los recursos que allí se encuentren y, consecuentemente, dominarlo, controlarlo y defenderlo.



[1] Entiéndase aquí por espacio marítimo aquel dónde se puede navegar en el mar y desde el mar hacia el hinterland venezolano. Ello incluye a los ríos y lagos que permiten el acceso al mar y viceversa.
[2] Dentro de este marco se incluye la proyectada construcción del canal Nicaragüense.
[3] Aquí se incluyen también una serie de organismos colaterales que tienen una participación directa e indirecta en la actividad acuática, como la Organización del Tratado Antártico, del cual Venezuela forma parte desde el año 1998.