miércoles, 7 de noviembre de 2012

ARQUEOLOGÍA DE LA GUERRA: LA GUERRA DE LOS TREINTA AÑOS (GdlXXXa) EN TANTO QUE PARADIGMA POLÍTICO EN LAS OBRAS DE HARDT Y NEGRI.


Trabajo presentado en el Doctorado de Filosofía, Universidad Central de Venezuela
 
 
Hardt y Negri (HyN) afirmaron que el mundo ha estado de manera permanente en guerra desde la firma del tratado de Paz de Westfalia que puso fin a la guerra de los Treinta Años  (M, 23 y Hobsbawn, 2007: 43)[1]. La guerra actual, en su nueva etapa, se caracteriza por ser una guerra civil de alcance global que se asemeja a la citada guerra acaecida entre los años 1618 y 1648 en el centro de Europa (Negri, 2004:62). Sobre la naturaleza de esta relación, Negri ha recalcado que:

“… il proceso rivoluzionario della borghesia, come oggi quello del proletariato globale, della moltitudine, conobbe una crisi: la guerra dei Trent´anni sta alla base della reazione capitalista contra la rivoluzione del proletariato globale, ed entrambi questi periodo sono attraversati da processi di reazione sociale e política, allora di rifeudalizzazione, oggi di privatizzazione” (2007:09).

  
Tanto ha sido el énfasis en la citada guerra del siglo XVII que el título del Capítulo I del libro Multitud se denomina “Simplicissimus”, el nombre del personaje de una novela de Grimmelshausen, que evoca las penurias en la vida de los alemanes durante dicha guerra (M, 25, Schmitt, 1966:45 y Parker, 2004:275)[2]. Simplicissimus podría ser la imagen iconográfica de lo que para HyN es y será el mundo en guerra. Como imagen de la GdlXXXa, esta obra de la literatura alemana del siglo XVII describe el proceso de conversión de un niño huérfano e inocente en un depredador y aventurero hasta que se autovalorizó  y autodeterminó como expresión de su potencia de perseverar en su existencia pudiendo iniciar una nueva vida al margen de la citada confrontación bélica (Grimmelshausen, 1669/2008:455) [3]. Grimmelshausen, en este contexto, se apoya a su vez en la obra de Antonio de Guevara, Menosprecio de Corte y Alabanza de Aldea, para abogar por un tipo de vida alejada de las luchas por el poder (1539/1996:71-74)[4].

Esta imagen iconográfica de la guerra es mostrada por HyN no con el propósito de señalar cómo fue el fenómeno bélico, sino: 1.-) qué del pasado está vigente hoy en día, y a partir de allí 2.-) cómo tiende a ser la guerra en el futuro cercano. La insistencia que hacen sobre el tema de la guerra se fundamenta en el hecho de que para Negri la potencia, en el sentido spinoziano del término, se expresa y se nutre de la desunión y la lucha (2002:46)[5]. En este sentido, el propósito que se han establecido HyN, siguiendo a Agamben, es el de proponer, por intermedio de una nueva interpretación del fenómeno bélico, hacer la guerra contra la guerra, una nueva relación potencia-acto que le devuelva a la política su rango ontológico (2010:61-62).

Desde una perspectiva filosófico política se plantea entonces la necesidad de conocer: 1.-) si la guerra alemana del siglo XVII, es un paradigma que se corresponde con la particularidad de la guerra que según ambos autores se está iniciando y, 2.-) la intencionalidad del uso de la GdlXXXa como evento histórico para ser considerada desde el punto de vista simbólico.

HyN usan la vivencia de Simplicius Simplicissimus para expresar que el actual orden internacional es producto de la experiencia bélica del siglo XVII y desde entonces ha evolucionado por el camino de la guerra hasta comenzar a constituir una entidad política que ellos denominan Imperio, el cual, según estos autores, puede ser entendido como una forma de organización política soberana, racional y segmentada de alcance global que preserva una particular estructura de producción y propiedad mediante el uso de la fuerza dentro de su espacio[6] y con poder suficiente para “librar –cuando sea necesario- <<guerras justas>>, en las fronteras, contra los bárbaros…”  (I, 14 y 27)[7].

Como esta entidad será un Estado supranacional gobernado mediante una serie de niveles de control, HyN han estimado que existe una analogía entre el proceso histórico que produjo el estado-nacional moderno y el proceso que está constituyendo el Imperio. Esta semejanza ha sido, según estos autores, producto de la guerra, y como en el siglo XVII esta estuvo representada por la GdlXXXa, ambos han creído que con el inicio de la Guerra contra el Terrorismo, la humanidad se encuentra hoy en día al inicio de un nuevo proceso que va a definir las relaciones políticas de toda la humanidad en el futuro por venir (I, 24).

La asociación que hacen HyN de la actual Guerra contra el Terrorismo con la GdXXXa hace necesario determinar qué está subyacente en el discurso de estos autores en relación con la guerra del siglo XVII. Para tal fin nos hemos establecido como objetivo analizar el uso que hacen de la analogía de la Guerra de los Treinta Años con el estado de guerra actual para comprender la intencionalidad de su propuesta política de hacer la guerra contra la guerra. El método a seguir es la arqueología filosófica considerando que el propio Negri ha expresado que “morderé l´ontología política con i denti dell´antropologia filosófica e della storiografia sembra ancora l´unico método genealógico che ci permette di debellare ogni archeologia reazionaria” (2007:22).

Para el logro del presente objetivo se perseguirá: 1.-) Mostrar la guerra acaecida en la Europa central en el siglo XVII para conocer la relevancia que pudiera tener ese acontecimiento para traerlo de nuevo al presente desde una perspectiva global, 2.-) Analizar la GdlXXXa como horizonte de comprensión de la guerra actual para constatar su pertinencia en relación con la metodología marxista basada en el materialismo histórico, 3.-) Hacer una interpretación del uso que se hace de ese evento histórico como paradigma y signo para determinar la intencionalidad de su uso y 4.-) Analizar desde el punto de vista arqueológico el significado de la expresión “hacer la guerra contra la guerra”. Este esquema nos permitirá responder al qué de la GdlXXXa, el por qué de su determinación y la intención de su uso a partir de su particular interpretación del fenómeno bélico.

Debemos señalar finalmente que no se conoce de la existencia de estudios de la obra de estos autores que se hayan dedicado a analizar la asociación de la citada Guerra de los Treinta Años con la realidad que caracteriza el mundo de hoy. Este esfuerzo podría representar un aporte para el conocimiento de la propuesta política de Hardt y Negri.

1.-        Análisis de la Guerra de los XXX años: fundamento histórico de un paradigma.

La GdlXXXa fue un conflicto de origen alemán, pero si se tiene presente la cantidad de países que estuvieron involucrados y las circunstancias de guerra en que se encontraron esos países, el nombre y el alcance del mismo pareciera denotar más bien un período culminante del estado de guerra en que estuvo sumergida toda Europa no sólo entre los años 1618 y 1648, sino un período más largo que abarcó, al menos, desde el inicio de la reforma protestante hasta la guerra de sucesión española. HyN se refieren a la GdlXXXa como un estado de guerra que significó el paso simbólico de la Edad Media a la Modernidad (M, 25, I, 83).

Generalmente se reconoce que un hecho en especial fue el detonante de la citada guerra, a saber, la denominada segunda defenestración de Praga (M, 24)[8]. Este acto ha tenido una relevante significación para HyN debido a que ambos autores consideraron que el ataque que sufrió Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 y el estado de guerra contra el terrorismo subsiguiente tienen una gran similitud debido a que el acto ocurrido en fecha reciente ha sido considerado por estos autores como el puente simbólico que ha marcado el paso de la modernidad a la postmodernidad (Ibíd.:25)[9]. Ahora bien, qué fue la GdlXXXa, cómo se desarrolló, en qué concluyó y qué otras similitudes pudieron haber encontrado estos autores para intentar desocultar las fuentes de lo que ellos han tratado de denominar como el actual estado de guerra global y el proceso de constitución de lo que han dado en denominar Imperio.

Con esta orientación podemos comenzar afirmando que la GdlXXXa fue en principio un conflicto religioso por la sucesión imperial en el seno del imperio de los Habsburgo austríacos, especialmente en lo que se denominó el Sacro Imperio Romano Germánico[10], y terminó convirtiéndose en una lucha por la hegemonía en Europa. Este conflicto para Schiller fue una guerra interna en los territorios alemanes donde participaron terceros Estados que a su vez estaban en guerra contra otras monarquías (1853/1998:06). Para Foucault, fue un levantamiento europeo contra el intento de implantar un orden imperial (2008:79). Para otros autores fue una guerra entre las principales monarquías europeas que tuvieron como teatro de operaciones principal los territorios germánicos[11]. Para Parker (2004:18) la GdlXXXa fue una guerra civil europea. En Multitud, HyN coinciden con la afirmación dada por este último autor (M, 23-24 y Negri, 2004:68) y utilizan la expresión “guerra civil” ya no en una escala europea sino global para dar una imagen de la actual naturaleza de la guerra[12].

Todas estas conceptualizaciones de la GdlXXXa dan a entrever que existieron una serie de conflictos interconectados de tal manera que se puede usar la expresión red de conflictos, es decir, un rizoma de guerras, debido a que estas guerras no mantuvieron una estructura jerarquizada o arborescente en relación con las guerras en que estaban, en principio, empeñados los actores. Este rizoma, en la medida en que fue extendiéndose el conflicto en tiempo y espacio, generó una forma de consenso que culminaría en el denominado tratado de Paz de Westfalia.

El concepto de rizoma fue desarrollado por Deleuze y Guattari (DyG) y utilizado por HyN (I, 278) para construir su propuesta política. DyG expresaron que un rizoma es “un sistema a-centrado, no jerárquico y no significante,…, sin memoria organizadora o autómata central, definido únicamente por la circulación de estados” (2008:26)[13].

Para entender la “circulación de estados” que nos lleva a usar la expresión “rizoma de guerras” hay que tener presente que cuando se hace referencia a la expresión “estados” se denota el estado donde, aún existiendo antagonismos, se pueden presentar o no combates; y cuando se hace uso de la expresión circulación de estados se hace mención de la forma en que fueron variando los antagonismos. El citado conflicto alemán es un ejemplo, como veremos, de cómo se produce una estructura de rizoma de guerras. A tal efecto, habría que tener en cuenta lo siguiente: la naturaleza de la guerra, es decir, qué era lo inmanente en el rizoma de guerras, en otras palabras, qué era lo que estaba presente en todos los conflictos, quiénes fueron los actores que desencadenaron la guerra, cuál fue la estructura del rizoma en sí, es decir, las interconexiones que produjeron la estructura y cuál fue el movimiento de los antagonismos en tiempo y espacio durante la GdlXXXa. La consideración de estos cuatro aspectos nos ayudará a entender la analogía propuesta por HyN entre el conflicto del siglo XVII y la guerra que parece se está iniciando en el mundo de hoy.

En relación con la naturaleza de la GdlXXXa hay que tener presente la causa y el fin de la misma porque ello ayuda a entender la puesta en juego y consecuentemente lo que sus principales actores estuvieron dispuestos a conseguir a cualquier costo. En este sentido, se puede afirmar que la GdlXXXa tuvo en principio un carácter confesional pues el referente bélico estuvo constituido por la relación autoridad tradicional vs. otras formas de autoridad que estaban emergiendo y que desembocarían en el estado-nacional moderno, tal como ha sido establecido en sus categorías fundamentales por Weber (1922/1992:180-193).

Pero la religión por sí misma no fue una causa de guerra. La causa de la guerra estuvo relacionada con la constitución de una máquina abstracta[14] constituida por los postulados de la iglesia reformada que ocasionó que la iglesia católica perdiera poder y autoridad en el centro de Europa[15]. Recuperar el poder y la autoridad se convirtió en un fin tanto para Roma como para los Habsburgo. Por otra parte, lograr que el Imperio pasase a ser controlado por la iglesia reformada fue el propósito de la coalición Protestante (Wilson, 2009). Junto con estas causas de antagonismo hubo también la intención del reino de España de implantar las ideas políticas del emperador Carlos I, es decir, la creación de un Imperio Universal Cristiano, siguiendo los siguientes principios: 1) respeto mutuo entre todas las naciones de la cristiandad indiferentemente de la confesión que abrazasen, 2) unidad político-espiritual entre todas las naciones cristianas (Universitas Christiana) y 3) la confederación de todas las naciones cristianas contra los musulmanes (Aldea, 2008:03, Wilson, 2009 y Floristán, 2004:466 )[16].

Estos antagonismos existentes en un plano abstracto o ideológico generaron focos de resistencia y conflicto que fueron interconectándose en la medida en que los que resistían entendían la conveniencia de la oposición para debilitar al adversario. El uso de la expresión plano abstracto[17] se debe a que desde el punto de vista histórico es difícil determinar de forma concreta cómo se exteriorizó la ansiedad, la angustia y el miedo que empujó a los alemanes y al resto de la sociedad europea a una guerra que se convertiría en la práctica en una lucha por el poder. Esta acotación es importante debido al tratamiento filosófico que HyN le han dado a la afección “miedo” como herramienta política (C, 235). Si se considera que el fundamento de la filosofía negriana descansa en la obra de Spinoza y para el autor italiano el objeto de la filosofía spinoziana es liberar a cada uno del temor que se origina de una tristeza[18], entonces, la causa que provocaba miedo en el siglo XVII debería corresponder con una situación opresiva que se manifestaba en la incapacidad del hombre de desplegar su potencia para perseverarse en su existencia. Para HyN es la pobreza (I, 320) y una de sus consecuencias, la soledad (Negri, 2006:255), pero esta soledad se generaba en un contexto signado por un conflicto religioso. Para Bourke la pobreza y sus consecuencias constituyen también una causa de miedo (2006:27-30)[19]. Teniendo presente estos causales, habría que analizar cómo se manifestó el miedo en los actores que participaron en la GdlXXXa y que hicieron que dicho conflicto haya sido catalogado como un conflicto interno y como un conflicto internacional. Nos interesa determinar si se produjo o no una relación simbiótica entre soledad y miedo que den luces a cerca de la naturaleza del citado conflicto. Desde esta perspectiva se tiene lo siguiente:

1.                  Como conflicto interno, el Sacro Imperio Romano Germánico entró en crisis después del advenimiento de la iglesia reformada generando con ello una serie de conflictos confesionales que se extendieron por más de un siglo y cesaron momentáneamente con la denominada Paz de Augsburgo, que garantizó, por breve tiempo, la libertad del culto protestante dentro del imperio (Ibíd.:25)[20]. Esta Paz de Augsburgo fue precaria debido a que, para preservar la unidad del imperio, se permitió que los príncipes pudiesen elegir la confesión que quisiesen (y, de manera general, la de sus súbditos), pero con una cláusula que los obligaba a entregar las propiedades a la iglesia católica en caso de conversión. Consecuentemente, las disputas por la propiedad y la obligación de pagar tributos generaron estados de ansiedad y un miedo focalizado en la posibilidad de empobrecimiento que comenzó a generar tensiones que desembocarían en la guerra[21]. La soledad fue consecuencia: 1.-) de la sensación de indefensión que provocaron las expropiaciones realizadas, y 2.-) del aislamiento que provocó el empobrecimiento en sí mismo. Estas dos situaciones generarían un círculo vicioso del que hizo necesaria la búsqueda de una línea de fuga que convirtiera “el miedo en temor” en el sentido spinoziano del término. Consecuentemente, al miedo a la soledad y la pobreza se le agregaría otro miedo representado por un “otro” identificado por una confesión religiosa que constituía el factor causal de miedo.

2.                      Desde el punto de vista internacional, los Estados que estuvieron implicados en esa guerra fueron: Rusia, las Provincias Unidas de los Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Francia, Inglaterra, Saboya, Transilvania, España, el Papado y Polonia. De igual forma, junto con la GdlXXXa estuvieron aconteciendo otros conflictos bélicos: la guerra hispano-neerlandesa (que involucró de forma indirecta a Inglaterra), la guerra sueco-polaca (que involucró a Dinamarca) y la guerra austro-otomana que involucró a Rusia y Persia (Floristán, 2004:486 y KyH, 1988:217)[22]. La lucha por el poder que representó la internacionalización del conflicto se produjo más que nada para dominar la interface que conectaba la reducción de la posibilidad de empobrecimiento con la forma de vida en la época. Esta lucha por el poder hizo también que junto a la afección del miedo al empobrecimiento y a un “otro” identificado por una confesión religiosa, se agregara otro miedo representado por un “otro” encarnado en un  extranjero.

Teniendo presente la forma en que se desarrollaron los conflictos, la soledad y el miedo sentido de diferentes maneras produjo entonces una serie de conexiones y desconexiones primeramente en el seno del Sacro Imperio Romano Germánico y posteriormente, en toda Europa debido a intereses políticos y afinidades religiosas convergentes y divergentes por lo que desde el plano de la consciencia estos conflictos fueron simultáneos y desde el plano de la acción política se presentaron de manera sucesiva.

La interconexión del conflicto religioso alemán con otros conflictos europeos que produjo un rizoma de guerras se puede explicar entonces en el plano subjetivo por el interés ideológico de imponer en el siglo XVII las ideas centrales de la política exterior de Carlos I mencionada anteriormente y por las disputas por la propiedad de bienes de diferente naturaleza. La forma en que se produjo la interconexión puede ser observada, siguiendo a DyG (2008:26), desde dos ángulos: por la naturaleza de los combatientes, que indica la existencia de un sistema a-centrado y no-significante, y por las acciones políticas instrumentadas por los principales actores en ese conflicto que evidencian que este rizoma de guerra se constituyó, en principio, como una estructura sin orden jerárquico.

En relación con los combatientes: 1) tuvieron diferentes dueños indiferentemente del bando en que combatieron (Parker, 2004:254) lo cual indica la inexistencia de uno o varios centros que diesen cuenta de la presencia de una estructura jerárquica y diferenciada; 2) en general, fueron voluntarios que provenían de diversas fuentes: campesinos, desempleados y delincuentes que lucharon por causas económicas, seguridad, avidez de aventuras, pedido de su señor, etc.; 3) provinieron de diferentes países integrándose a cuerpos armados unificados (1990:90); 4) Los pagos a los soldados, en general, eran dados en especie con lo cual se promovía el saqueo y el robo (Ibíd.:99)[23]; 5) los soldados que actuaron como combatientes irregulares quedaron convertidos en bandoleros y/o merodeadores, con lo cual terminaron haciendo la “guerra por cuenta propia” como Simplicius Simplicissimus y Estebanillo González (Schmitt, 1966:45).

Las acciones políticas realizadas por las principales monarquías que produjeron la interconexión se sintetizan en: 1.-) La realización de operaciones militares en otros escenarios de guerra para impedir el envío de refuerzos (como el bloqueo a Cádiz o la apropiación de San Salvador de Bahía[24]), 2.-) La producción de levantamientos internos en los países involucrados (como por ejemplo las revueltas de portugueses y catalanes en España), 3.-) El establecimiento de alianzas de doble propósito como el caso franco-sueco y en general 4.-) las maniobras diplomáticas para afectar el proceso de toma de decisiones de los oponentes en los diferentes escenarios de conflictos.

Estas acciones políticas orbitaron de acuerdo con la episteme de la época, según Foucault, en el papel que jugó la semejanza como forma que permitía acceder al conocimiento. Esta episteme estaba fundamentada en la superposición de la hermenéutica con la semiología y se caracterizaba por: 1.) La búsqueda del sentido para “sacar a la luz lo que se asemeja” y 2.) La determinación de “la ley de los signos” porque ello permitía “buscar las cosas semejantes” (1968:27-38). Como los caminos de la similitud estaban marcados por una particular idea del mundo, estos pasaban por lo que el autor francés denominó convenientia, aemulatio, analogía y sympathia (Ibíd.) 1.) La convenientia producía encadenamiento en lo cercano y más cercano comunicando movimiento, influencia y pasiones, en nuestro caso, la soledad y el miedo. 2.-) La aemulatio es un espejo y reflejo que genera círculos concéntricos de identificación y confrontación, como los que condujeron a la segunda defenestración de Praga. 3.-) La analogía, superpone la convenientia y la aemulatio generando espacios de irradiación, en nuestro caso políticas, caracterizadas por su reversibilidad y polivalencia. Y 4.) La sympathia producía la asimilación y la identificación y consecuentemente las alianzas y la guerra[25].  

En relación con el movimiento de los antagonismos durante la GdlXXXa donde se expresa la circulación de estados que indica la forma en que estos fueron variando, se puede entender el movimiento desde el punto de vista espacial y temporal.

Desde la perspectiva espacial, se pasó de un conflicto interno en el seno del territorio de los Habsburgo a un conflicto europeo que abarcó no sólo el territorio continental sino los dominios fuera de Europa. El aumento del espacio de conflicto se debió a la imposibilidad de escalar en intensidad en el escenario de guerra europeo y consecuentemente alcanzar un resultado satisfactorio.

Desde la perspectiva temporal, la GdlXXXa y las guerras que se conectaron al conflicto interno alemán se desarrollaron en tiempos diferentes. Esta diferencia estuvo determinada tanto por las diversas actitudes que asumieron los poderes políticos que hicieron la guerra, como por las actitudes de los sujetos que estuvieron afectados o fueron participantes en ella. Así pues hubo entidades políticas cuyas poblaciones estuvieron sujetas temporalmente de manera sucesiva y lineal con referencia a cada Estado en lo concerniente a: período de paz, período de guerra (estado de guerra) y momentos de combate (actos de guerra); y hubo sujetos con vivencias particulares dentro de cada Estado, como el caso de Simplicius Simplicissimus que buscaron sobrevivir a esa guerra a cualquier costo y al margen de ella. En el caso del personaje de la novela de Grimmelshausen, tenemos que su vivencia fue simultánea en relación con la guerra y fue también paralela cuando comenzó su período de aventuras al margen de la misma hasta que desertó definitivamente del citado conflicto.

El tiempo diferente se explica porque la lucha de poderes que significó la GdlXXXa implicaba la noción de tiempo de cada poder político en particular, indiferentemente de la población porque su tiempo estaba subsumido por efecto del dominio de los modos de producción por parte de los Estados. En el caso de los Países Bajos la noción del tiempo político estaba supeditada a la noción de tiempo de los ciudadanos, lo cual representaba una notable diferencia con respecto al resto de las entidades políticas que participaron en los conflictos bélicos. Esta diferencia es la que HyN invocan cuando usan la expresión hacer la guerra contra la guerra, pero, no utilizando como ejemplo la actitud asumida por los neerlandeses puesto que su participación en la GdlXXXa fue esencialmente indirecta (estaban luchando por su independencia). Lo que le interesa destacar a HyN con el ejemplo holandés es la necesidad de evitar que en caso de que ocurriese una insurrección popular como la acaecida en Bohemia en 1618, esta se convierta en una lucha de poderes que ahogue la posibilidad de constituir una democracia global como si pudieron lograrlo los neerlandeses en una pequeña escala en el siglo XVII. Pero, a pesar de haberse interrumpido la tendencia humanista y libertaria que produjo el período renacentista, según HyN, el propósito imperial en el siglo XVII no fue alcanzado debido a la férrea resistencia que opusieron los principados alemanes protestantes y por los nacientes Estados-nacionales europeos. En este sentido faltaría visualizar cuáles son los focos de tensión actuales para entender la naturaleza de conflicto que afecta y afectará a la humanidad en el mundo por venir.

Para HyN la semejanza de la GdlXXXa con el estado de guerra civil global que, según entienden, caracteriza al mundo de hoy parece obedecer a que la superposición y confluencia en un espacio común de múltiples conflictos tienden a producir interconexiones (rizoma de guerra) que se presentan junto con otro tipo de conflicto que involucra a poderes estatales de alcance global que intentan anular la tendencia molecular de producir una democracia (Negri, 2004:68-69)[26]. Desde esta perspectiva, el concepto de Imperio de HyN se asemeja al intento de imponer aquella Monarquía Universal Cristiana, pero bajo los postulados de la razón materializada en redes de normas de alcance global[27]. Ahora bien, como la tendencia imperial pareciera haberse hecho de nuevo presente, el propósito que se han establecido estos autores es “transformar el estado opresivo de guerra permanente… en una guerra de independencia que conduzca finalmente a una autentica paz social” haciendo para ello la guerra contra la guerra (Ibíd.:72).

HyN han afirmado que la guerra hoy en día tiene la forma de red (M, 81-82), debido a que es efecto de un proceso evolutivo en la forma de hacer la guerra[28]. Según ambos autores, el proceso evolutivo de las formas de hacer la guerra ha pasado por: la “revuelta guerrillera”, la conformación de un “ejército popular unificado centralizado”, el establecimiento de un “ejército guerrillero policéntrico” y el desarrollo de una “estructura de red distribuida o de matriz plena” (M, 116). Ambos autores también explican cómo se produce el paso a la revuelta guerrillera, es decir, por intermedio de la indignación, seguida por la desobediencia y la rebelión hasta que se conforma una estructura organizada para la liberación (C, 240-241)[29]. Esta estructura organizada para la liberación a partir del fenómeno de la indignación fue observada en la serie de revueltas políticas ocurridas en el norte de África y se conocen como la primavera árabe[30]. HyN creen al respecto que los grupos antiglobalización ubicados en todo el mundo podrían generar un rizoma de guerras a escala global generando las condiciones objetivas para producir un cambio político. Llama la atención que HyN no hayan expresado abiertamente la posibilidad de conexión de las protestas antiglobalización con otros conflictos como por ejemplo: el palestino, el kurdo, el  afgano, el libanés, el irlandés, el vasco y el colombiano, entre otros, y conflictos interestatales como los presentes en la península coreana, los Balcanes, el cercano y el medio oriente, que reflejan la complejidad política del mundo de hoy y podrían ayudar a comprender mejor, no sólo el paradigma de la GdlXXXa tal como hasta aquí lo hemos presentado, también nos ayudaría a entender cuál sería la estructura de los antagonismos en el mundo de hoy y si esta podría asemejar una red tal como aquí se ha estado analizando[31].

Desde este ángulo una red de guerras de alcance global podría asemejar el rizoma de guerras acaecido en la GdlXXXa siempre y cuando la estructura de la red sea a-centrada, es decir, parta de la acción de diversas entidades políticas que hagan la guerra por diferentes vías y formas como lo han sugerido Qiao y Wang (Q&W) frente a un enemigo que conceptualmente sea común (el Imperio) (1999:275).

2.-        La Guerra de los XXX Años como horizonte de comprensión de la guerra en la era del Imperio.

HyN han establecido la segunda defenestración de Praga como horizonte de comprensión para explicar lo que para ellos refiere la expresión “guerra” en el mundo de hoy. Dicho acontecimiento ha sido reconocido como el evento que marco el inicio de la GdlXXXa. La expresión horizonte de comprensión, fue introducida por Gadamer, desde el punto de vista hermenéutico, para establecer un baremo que le permita a un exegeta desplazarse a una situación cualquiera desde un horizonte histórico hasta el presente con el fin de comprender, por intermedio de la fusión de estos horizontes, la tensión existente entre texto y presente dentro del dominio de una tradición (2003:375-377). Teniendo presente este modo de entender la hermenéutica, Foucault, nos ha señalado que la episteme en el siglo XVI estaba caracterizada por la superposición entre hermenéutica y semiología y en consecuencia definió a la hermenéutica como el “conjunto de conocimientos y técnicas que permiten que los signos hablen y nos descubran sus sentidos” (1968:38).

Si bien HyN no utilizan esta expresión gadameriana para acceder a aquello del pasado que está de alguna u otra forma en el presente, utilizan a la GdlXXXa porque según ellos: 1) marcó simbólicamente el inicio del proceso que dio paso a la modernidad a pesar de que los acontecimientos que acaecieron en el período fueron consecuencia de un proceso histórico como veremos en los párrafos siguientes y 2) ese horizonte les ha permitido desplazarse, es decir, introducirse dentro del proceso que condujo a la modernidad no sólo para ascender a un mayor grado de comprensión de la situación histórica que ha determinado nuestro presente, también, y esto es lo que marca la diferencia de HyN con respecto a Gadamer, ambos autores han buscado hacer de la GdlXXXa un símbolo que permita romper con la tradición y generar una línea de fuga que facilite la salida de esa situación histórica[32].

La escogencia de este evento, además de la convencionalidad subyacente que se le atribuye, marca para estos autores el punto de apoyo sobre el cual construyeron su argumentación. La GdlXXXa es para estos autores el punto de origen del desarrollo de las fuerzas productivas encarnadas en el Estado. Este punto de partida sería la expresión del movimiento histórico que marca el proceso de cambios sociales que se han producido hasta el pasado reciente, es decir, hasta el inicio de la denominada Guerra contra el Terrorismo que señala, según ambos autores el paso de la modernidad a la postmodernidad.

Este modo de proceder de HyN pareciera ser expresión de la aplicación de una teoría marxista de la historia que se fundamenta en la determinación de la ley del movimiento histórico. Este movimiento que está representado, según Clastres (2004:28) en el “desarrollo de las fuerzas productivas” podría indicar una línea infinita de universo o una línea que marca el retorno a una situación que indica repetición, como dice Deleuze, en unas condiciones más o menos similares (2002:380-95). Al respecto ya hemos señalado que HyN se han propuesto hacer la guerra contra la guerra para evitar que más o menos se repitan las consecuencias de un conflicto similar a la GdlXXXa, y proponen generar, a su vez, las condiciones para que la línea de universo de la humanidad siga un curso infinito hacia el bien común, a partir de una particular exégesis de la teoría marxista de la historia.

A partir de este propósito se hace necesario entender la conexión entre producción y guerra en la GdlXXXa para constatar la pertinencia del uso del citado acontecimiento como el punto donde se produce el desvío de la línea de universo de la humanidad y marca el inicio de la repetición tal como lo ha visto Deleuze.

La conexión de las expresiones producción y guerra a la luz de las interpretaciones que hacen HyN de la guerra actual es posible a través de la palabra “ordenamiento” entendida como un procedimiento permanente de estructuración de funciones dadas a partir de su jerarquización y reasignación dirigidas por un eje central y significante que se materializó en el ejercicio del poder por intermedio del Estado (Negri, 2002:316). Dicho de otra manera, el Estado como poder constituido comenzó a organizar las necesidades de la población, por efectos de la guerra, para asegurar su existencia dentro del estado de guerra que representó, por ejemplo, la GdlXXXa para la conservación del Estado. Este concepto de “ordenamiento” es clave porque permite entender el concepto de biopoder que ambos autores definen como “una forma de poder que regula la vida social desde su interior, siguiéndola, interpretándola, absorbiéndola y rearticulándola (I, 38).

Ahora, cómo se produjo la organización de la producción y la guerra de modo que permita hablar de la GdlXXXa como punto cero que evoca el estado de guerra actual y futuro. Este proceso se produjo por dos vías: 1) por el proceso de disciplina de la sociedad conducido por un poder central que permitió la estatización de la guerra en términos de la producción y en términos de la administración monopólica de la violencia para los fines del Estado (Foucault, 2000:53) y 2) por el surgimiento de empresarios militares ya indicado por el propio HyN que contribuyeron de alguna u otra forma a la constitución de cuerpos armados de carácter permanente (M, 257). El carácter permanente de los cuerpos armados se produjo debido a 1) la alta frecuencia de los actos bélicos, 2) el proceso de estandarización y perfeccionamiento que produjo el instrumento de acumulación y apropiación del Estado y 3) las reformas en la instrucción militar promovidas por Mauricio de Nassau y Gustavo Adolfo de Suecia (Parker, 2004:269, Wilson, 2007, Charnay, 1990:34-35 y Coutau-Begarie, 1999:167-173).

A partir de ese momento los Estados que se consolidarían después de esa guerra utilizarían la relación entre economía y guerra para convertir a su fuerza militar en una especie de instrumento de apropiación y acumulación del mismo Estado (DyG, 2008:455). De acuerdo con Agamben (2010:250-252), Graham (2010:41-45) y los propios HyN (I, 37-44), en la actualidad la disciplina ha dado paso a la implantación de dispositivos de control que se han extendido hasta el propio cuerpo y la propia vida humana que, en principio, han denominado biopolítica. De igual forma, el surgimiento de empresarios militares, hoy día ha dado paso a la privatización de la seguridad por la reticencia de los Estados a aceptar bajas propias en conflictos externos (Luttwak, 1999 y Brooks y Mangan, 2011:181-194)[33].

La importancia de esta acotación está relacionada con los conceptos de Maquina de Guerra y Aparato de Captura. Según DyG, la Maquina de Guerra es un vector que produce cortes, escisiones, uniones y mezclas, de estructuras abstractas que configuran los espacios y el Aparato de Captura es entendido como el mecanismo de apropiación de los excedentes de lo producido (2008:416-451)[34].

Una Maquina de Guerra es, según DyG, un tipo de agenciamiento que tiene una línea vital abstracta (máquina abstracta) que se transforma en línea de destrucción y muerte cuando es apropiada por el Aparato de captura del Estado (1985:42 y 2008:421). Por ello, para estos autores, la Maquina de Guerra empezó a tener como fin la guerra cuando se convirtió en instrumento de la política (Ibíd.:420). Si a este respecto se toma como referente la GdlXXXa, podemos afirmar que la reforma protestante, en tanto que máquina abstracta, se convirtió en una Máquina de Guerra que produjo una nueva forma de pensar y tuvo a la guerra temporalmente como un objeto suplementario debido al advenimiento del Estado moderno. El carácter suplementario obedece a que para DyG

“…la máquina de guerra… ni siquiera tiene la guerra por objeto primero, sino como objeto segundo, suplementario o sintético, en el sentido que está obligada a destruir la forma-Estado y la forma-ciudad con las que se enfrenta… cuando el Estado se apropia… de la máquina de guerra ésta tiende a tener la guerra como objeto directo y primario, como objeto analítico (2008:418). 

 

Así pues, el concepto de Máquina de Guerra de DyG permite usar a la GdlXXXa como punto de inicio del ordenamiento de la relación producción y guerra debido a que ofrece una idea de la debilidad y el subdesarrollo de las fuerzas productivas tal como ha sido visto a través de la crítica que hizo Clastres a la metodología marxista. Pero, como lo han señalado Clastres y DyG, la relación producción y guerra ya estaba presente mucho antes de la GdlXXXa[35]. En efecto, el inicio de la GdlXXXa no estuvo caracterizado por un período de carencias económicas debido al proceso de conquista y colonización de América que produjo un mejoramiento de las condiciones de vida de los europeos de la época. De igual forma, la Máquina de Guerra de los Habsburgo estuvo operando contra los otomanos mucho antes del mismo inicio de la guerra alemana.

En este punto es conveniente destacar también que Žižek (2007) ha afirmado que los procesos socio-económicos globales de la actualidad no han sido suficientemente estudiados por HyN para creer que existe un estado de necesidad que pueda desembocar en una guerra de alcance global. Esta crítica es sumamente importante al tratar de establecer semejanzas entre la situación que originó la GdlXXXa y el actual estado de guerra generado por la Guerra contra el Terrorismo porque indica que HyN estarían haciendo una afirmación concluyente sobre el tema de la guerra a partir de datos parciales. Este hecho pudiera explicar el énfasis que hacen ambos autores en el uso de la expresión “tendencia” que se observa en las obras Imperio, Multitud y Commonwealth. 

Siguiendo este orden de ideas, el punto cero de la organización de la producción y la guerra si fuese aplicable, más bien se debería corresponder con un momento del estado de guerra que existió en Europa al menos desde el inicio de la reforma protestante, hasta el momento en que se produjo la segmentación del poder por la centrifugadora que representó la citada guerra alemana. Desde esta perspectiva, la Paz de Westfalia ha sido un evento que ha servido para legitimar un orden que, sin embargo, los cambios sociales y políticos globales de finales del siglo XX pusieron en jaque por muchas y diversas causas[36].

Los cambios sociales y políticos a que se ha hecho mención han estado relacionados con los cambios en las relaciones de producción e intercambio generados gracias a las tecnologías de información y comunicación que han permitido el desarrollo de lo que se ha denominado, trabajo inmaterial (I, 42-43, M, 136-143 y C, 132-133). La importancia del advenimiento de esta forma de producción es que la medida del valor basada en la medida del tiempo sobre el cual el Estado ejercía su dominio ha dejado de ser el referente para asegurar el mantenimiento del mismo mediante el ciclo de producción material. Este hecho según HyN ha abierto la posibilidad de hacer la guerra contra la guerra con el fin de evitar que más o menos se repitan las consecuencias de la GdlXXXa en su manifestación presente: la Guerra contra el Terrorismo.  

Al ser la lucha por el poder entre entidades políticas cuyas sociedades estaban divididas entre los que lo ejercían y los que lo padecían, con la excepción de los casos concretos de las Provincias Unidas de los Países Bajos y Suiza[37], el uso de la GdlXXXa como horizonte de comprensión para entender la guerra actual se explica porque permite usar de manera más efectiva el integrador concepto de biopoder, para los efectos de la propuesta política de HyN que se enmarca también en una particular idea de lo que entienden por biopolitica, es decir, la resistencia que se hace a la subsunción de la potencia del hombre para perseverar en su ser frente a un poder constituido[38].

Con la GdlXXXa como horizonte de comprensión, HyN han pretendido establecer una nueva corriente de pensamiento diferente a las corrientes netamente economicistas, naturalista y de intercambio que han marcado los estudios sobre el origen de la guerra a partir del manejo de la relación tiempo-valor, abriendo además la posibilidad de entender la guerra más allá de las concepciones convencionales que existen sobre la misma debido a que han colocado el campo de estudio de dicho fenómeno como la lucha planteada en términos biopolíticos para apropiarse de la mediación entre satisfacción y formas de vida.

Al ser la producción el eje central sobre el cual orbita la propuesta política de HyN y teniendo presente que esta idea parte de la interpretación del concepto de potencia en Spinoza que permite desde el punto de vista ontológico entender al sujeto como un ser que produce para asegurar su existencia, el tema de la lucha por la interfaz entre satisfacción y forma de vida pasa a ser la lucha por evitar que la potencia del ser sea sometida a un poder constituido. Desde esta perspectiva, la GdlXXXa a través de la vivencia de Simplicius Simplicissimus evidencia el significado de esta lucha en relación con la guerra del pasado y la guerra actual, por lo que ambos autores tratan de indicar las probables líneas de fuga que eviten este estado de cosas para: 1.-) garantizar la supervivencia y 2.-) generar las condiciones para establecer una nueva forma de relación política.

3.-        La Guerra de los Treinta Años como Paradigma y Signo de un evento que está acaeciendo en el mundo de hoy.

Hemos usado el concepto de horizonte de comprensión para entender, desde el punto de vista hermenéutico, la GdlXXXa como el punto cero del análisis histórico que hacen HyN para explicar el estado de guerra que afecta a la humanidad en el mundo de hoy. Ahora hace falta entender, siguiendo una visión foucaultiana, el por qué ambos autores han traído al presente el conflicto que asoló al centro de Europa en el siglo XVII. Ambos autores no usan la expresión “paradigma” para referirse a la GdlXXXa. Ellos usan la citada guerra como “imagen iconográfica” y teniendo presente que un ícono es también un signo que participa de la cosa significada dentro de una situación histórica, nos hemos valido de este recurso para analizar la GdlXXXa como un paradigma de acuerdo con la interpretación que hace de él Agamben, como vamos a demostrar a continuación.

La invocación de la GdlXXXa como un paradigma pareciera, por una parte, tener sentido debido a esa estructura policéntrica que pudiera reflejar una red, pero faltaría determinar la naturaleza del anclaje ontológico del concepto de guerra reticular o rizoma de guerra para tratar de entender qué es lo que está subyacente en el estado de guerra actual que permite evocar a la GdlXXXa. La forma que Agamben ha sugerido para acceder a la naturaleza ontológica de una expresión, en este caso en particular la de GdlXXXa, ha sido la determinación del grado de inteligibilidad de la misma como paradigma y como signatura (2008:42). Veamos esto más de cerca.

Como paradigma, la GdlXXXa fue en sus inicios un conflicto religioso que se convertiría en una lucha por la hegemonía europea. Teniendo presente que para Agamben un paradigma es una forma de conocimiento de naturaleza analógica que se mueve de la singularidad a la singularidad y que es posible ser reconocida por su grado de pertenencia al conjunto (Ibíd.)[39], la expresión GdlXXXa denota para HyN, en primer lugar, la mediación que simbólicamente dio paso a un mundo moderno caracterizado, según estos autores, por una crisis que ha fungido como un mecanismo de evolución y control sistémico debido a: 1.-) que significó la imposición de una interface entre lo que se entendía por bienestar y forma de vida (Negri, 2006:178), y 2.-) la apropiación, tal como se ha mencionado anteriormente, estuvo constituida por la captura de la fuerza productiva y su conversión en una figura abstracta y trascendente (Ibíd.:182-183); y en segundo lugar, la GdlXXXa fue una singularidad que en sí abarcaba una multiplicidad que pareciera ser análoga, siguiendo a Agamben, a la particular situación que se presentó en el mundo después del 11 de septiembre del año 2001. La analogía se presenta en el hecho que en el mundo está aconteciendo una serie de conflictos que evidencian la existencia de una lucha por el poder entre Estados y dentro de muchos Estados similar a  la acaecida en el siglo VXII. Esta semejanza ha sido producida por HyN por una vecindad entre el pasado y el presente cuyo borde está delimitado por lo que se ha denominado orden westfaliano.

En otras palabras, la GdlXXXa pareciera evocar la multiplicidad y diversidad de los conflictos que están ocurriendo en el presente. La diferencia que se observa en este paradigma está relacionada con lo que HyN entienden por “guerra” porque apelan al uso de una nueva expresión, hacer la guerra contra la guerra. En primer lugar, la expresión guerra es usada como el acto de negación a un estado de guerra que denominan Imperio, en segundo lugar, entienden al Imperio como una entidad que encarna la guerra como estado de guerra y como actos de guerra en circunstancias similares a la GdlXXXa.

Para Deleuze, según Agamben, una investigación filosófica debe poseer “al menos dos elementos: la identificación del problema y la elección de los conceptos adecuados para abordarlos” (2008:105), pero el autor italiano agrega que un concepto implica también una signatura, es decir, “algo que signa las cosas al nivel de su pura existencia” que impide que sea algo inerte e improductivo, es decir, algo que tenga una intencionalidad, en nuestro caso política (Ibíd.:92 y 105). Desde esta perspectiva, se plantea la necesidad de determinar si la GdlXXXa es entendida por HyN como un concepto o como la signatura de un concepto. Veamos esto con más detalle.

Como concepto la GdlXXXa ha sido denominada como una guerra civil europea y como una guerra interestatal de alcance regional. Para DyG el concepto dice el acontecimiento y no la esencia o la cosa (2009:33), con lo cual la denominación de GdlXXXa para HyN podría haber sido un esfuerzo para integrar en un concepto un gran número de acontecimientos de similar naturaleza que se sucedieron al menos entre 1618 y 1648. Este esfuerzo representa ya una notable diferencia en relación con la propuesta de DyG debido a que el número de acontecimientos que se enmarcaron dentro de la GdlXXXa tuvieron como elemento esencial la lucha por el poder.  Desde la perspectiva de la guerra civil, la GdlXXXa fue una red de conflictos realizados por una red de poderes (soberanías) que plantearon el antagonismo hacia dentro y hacia afuera de sus territorios. Como una guerra alemana interconectada con otras guerras que estaban aconteciendo de manera simultánea, la GdlXXXa fue un rizoma de guerras que estuvo caracterizado también por una lucha de poderes pero a escala europea. Siendo que para DyG el concepto es el contorno, la configuración y la constelación de un acontecimiento por venir (2009:46) se puede afirmar que el traslado al presente del conflicto que asoló la Europa central en el siglo XVII constituye la visión de HyN de lo que podría ser el mundo por venir a partir del inicio de la Guerra contra el Terrorismo[40].

Como signatura, la GdlXXXa y la evocación de Simplicissimus denota, como en el presente, la poca diferencia que existió entre combatientes y no combatientes en ese conflicto por muchas y diversas causas[41]. De igual forma, la utilización de esta obra de Grimmelshausen denota cómo fue la vida de los alemanes en un estado de guerra donde los actos se presentaban como una tromba que aparecía y desaparecía en cualquier lugar y en cualquier momento. Como guerra entre soberanías europeas, la guerra que determinó el establecimiento del orden secular westfaliano, significó no sólo el fin de la hegemonía de los Habsburgo y el fracaso del intento de imponer una Monarquía Universal Cristiana; también favoreció el establecimiento de un equilibrio de poder y una nueva subjetividad que se sustentó también en la idea de la existencia de un poder trascendente[42].

HyN usaron, en principio, la expresión GdlXXXa para denotar una serie de eventos acontecidos en una época determinada. La signatura que representa esta expresión, pareciera que la usan para desocultar lo no-signado, es decir, la imposibilidad de la sociedad alemana y, en general, europea de constituirse en repúblicas en el sentido humanista o renacentista del término. Por consiguiente, desde el punto de vista iconográfico y más allá de cualquier esfuerzo por proponer un concepto, HyN muestran por intermedio de la GdlXXXa lo que hay que evitar, es decir, la naturaleza de la guerra presente y futura que encarará la humanidad si se sigue la línea de universo representada por lo que han dado en denominar Imperio. Esto fue expresado por el propio Negri en el tiempo que medió las obras Imperio y Multitud:

 “la guerra que vivimos es una guerra imperial de ordenamiento – pero no sólo es esto, sino también una guerra de transición entre épocas distintas, exactamente como lo fue la Guerra de los Treinta Años…  una lucha que, presentada formalmente como un conflicto entre católicos y protestantes, fue en realidad el momento decisivo de la contrarrevolución antirrenacentista. La utopía humanista y libertaria fue abatida y con los escombros de la república se construyó el Estado absoluto… la carta imperial nos dice que hemos entrado en una Guerra de los Treinta Años...” (2004:155).

 

La contrarrevolución no sólo se refiere en este caso a la acción emprendida por el Imperio para recuperar el poder perdido en Europa, sino también al hecho que de forma antropofágica[43], los reformados lucharon contra el Imperio y asumieron el espíritu y propósito de la lucha imperial, esto es, el poder, reproduciendo, en consecuencia, la división de las sociedades entre poseedores de ese poder y los que lo padecieron a una menor escala por efectos de la segmentación primeramente de alcance europeo y hoy día de alcance global.

En el uso de esta expresión “GdlXXXa” se evidencia entonces como signatura no sólo lo que pudo haber sido, desde el punto de vista arqueológico, sino: 1.-) lo que estos autores desearon NO hubiese sucedido y consecuentemente 2.-) una intención en función de las circunstancias del mundo de hoy y las del mundo por venir para evitar que se repita ese estado haciéndole la guerra al mismo, pero de manera diferente[44]. La diferencia entre los dos momentos (pasado y presente-futuro) estriba en que la signatura implica no sólo un qué sino también la posibilidad de reproducir unas circunstancias para obrar de manera diferente en función de la propuesta política que ambos autores han desarrollado quizás bajo la premisa de que el lenguaje verbal es, ante todo, acción, praxis (Virno, 2003:30).

Dentro de este enfoque, la relación pasado y presente-futuro nos permite analizar la idea del tiempo que están manejando HyN. Estos autores usan el tiempo como la herramienta básica para construir su proyecto político. Al afirmar que después de la GdlXXXa el mundo ha vivido en un permanente estado de guerra como consecuencia del citado conflicto y que después del 11 de septiembre de 2001 se ha iniciado una nueva fase histórica, ambos autores están uniendo el pasado representado por el conflicto centroeuropeo con el presente para hacer de este continuo con el fin de producir una apertura al futuro[45]. Ahora, cómo hacen esta operación de unión que permite romper con la hermenéutica gadameriana y darle un carácter intencional al uso de la GdlXXXa como imagen de la guerra actual a partir del criterio establecido por Foucault y seguido por Agamben.

Para HyN existen dos ideas del tiempo. La primera es la del tiempo entendido de manera lineal que se corresponde con una concepción basada en el número y el movimiento, y la segunda concepción está basada en lo que Negri ha denominado tiempo interior a partir de la idea de tiempo de vivencia y su duración que DyG rescatan de la obra de Bergson y que Heidegger denomina dasein[46]. De acuerdo con la primera acepción, HyN están observando que con el estado de guerra se ha perdido la linealidad del tiempo debido a que con la guerra se ha tratado de mantener un estado político. Con este mantener, ambos autores creen que el movimiento lineal ha desaparecido dando paso a un movimiento cíclico que Negri a denominado circular (1997:63). Por este motivo, para HyN capitalismo y Estado constituyen una sinonimia (Del Bufalo, 2011).

Como ese tiempo circular conduce a un mismo punto, este lo han ubicado en el proceso que condujo a la Paz de Westfalia. De ahí el por qué del uso de la GdlXXXa como horizonte de comprensión, es decir, como punto cero del  inicio del proceso histórico y como referente paradigmático de algo, la citada guerra, que más o menos está comenzando a repetirse y debe ser evitado. La causa de esta afirmación obedece a que esta nueva repetición del ciclo no está conduciendo a una estructura de poder segmentada como sucedió en el siglo XVII, sino a una entidad que recuerda a la Monarquía Universal Cristiana y que HyN denominan Imperio. Dentro de este contexto, para qué sirve eso que se ha denominado tiempo interior y cuál sería su papel dentro de  la estructura de un tiempo lineal.

El tiempo interior conformado por las vivencias de un sujeto que han estado fuera de la estructura de producción del Estado son para Negri el núcleo central, la base para hacer del tiempo un tiempo constitutivo porque expresa el tiempo de libertad que permanece en el ser al margen de cualquier esquema de ordenamiento (1997:46). Como el Estado ha sido cada vez menos capaz de ejercer disciplina y control dentro del campo generado por el advenimiento de lo que se ha dado en denominar trabajo inmaterial, al tiempo interior del sujeto se le ha agregado este tiempo productivo que HyN denominan proletarian temporality (C, 242), creando las condiciones objetivas para iniciar un proceso de cambios políticos más allá del capital y consecuentemente del Estado.

 Dentro de este contexto, el tiempo interior de cada sujeto podría conformar una multiplicidad de temporalidades (multitudinous temporality) que operando en red, podría oponerse al tiempo circular del Estado generando las condiciones para que se produzca una nueva forma de organización política similar a la que lograron implantar los neerlandeses dentro del marco de la GdlXXXa (Ibíd.). El inconveniente de esta operación epistemológica es la dificultad de reproducir la visión del mundo que determinaba la episteme prevaleciente en el siglo XVII que permitió que la semejanza se convirtiera en una maquina abstracta y consecuentemente una máquina de guerra. Por ello, HyN, han planteado los antagonismos de una manera diferente haciéndose necesario entender el significado de la expresión “hacer la guerra a la guerra”.

4.- Sobre el significado de la expresión “guerra contra la guerra”.

Teniendo presente lo antes mencionado, se plantea la necesidad de entender lo que para HyN denota la palabra “guerra” de tal modo que haya podido ser utilizada bajo la expresión hacer la guerra contra algo que evoca a la GdlXXXa. Para ello sería necesario entender el significado de esa expresión en ese período en particular. La guerra, en ese período histórico, era una palabra que denotaba muchas cosas considerando que muchas nacionalidades y muchos sujetos tomaron parte en ella. No obstante, usaremos como referente las obras de Vitoria, Gentili y Grocio debido a que sus trabajos en cierta forma se enmarcan dentro de ese período de transición histórica (Charnay, 1990:34).

La expresión “guerra” en latín es “bellum” y esto comporta notables diferencias en cuanto a significación y conceptualización para las comunidades que vivieron la GdlXXXa y para todos aquellos que posteriormente han tratado de estudiar ese fenómeno debido a que a partir de esa guerra, comenzó a cambiar el significado de esa expresión latina en relación con la idea que se tenía de ese fenómeno (Blanco, 2007:45). Desde el punto de vista etimológico bellum se refería originalmente a una lucha realizada por dos entidades políticas de forma declarada y ordenada[47]. Para Cicerón bellum era una “una pelea por la fuerza” entre comunidades políticas (Grocio, 1625/1925:42). Para Vitoria, bellum era un acto de fuerza que se hacía para repeler una acción deliberada de la misma naturaleza (una injuria) y podía realizarla un sujeto o una república (1528-1532/2000:77). Para Gentili, bellum era un justo contencioso público armado (1612:17-18). Para Grocio bellum era “una pelea por la fuerza” entre entidades políticas soberanas y podía ser privada, pública o mixta (1625/1925:42 y 147). De estas definiciones se puede afirmar que: 1.-) no hubo discrepancias entre la acepción original de la expresión bellum y los conceptos emitidos por estos autores europeos y 2.-) de acuerdo con la tipología que hizo Parker, la GdlXXXa fue una guerra de naturaleza privada-pública, es decir, una guerra mixta[48].

El aspecto importante a destacar en las definiciones antes mencionadas es que bellum tenía un inicio y un fin aunque fuese declarado o no. Bellum no era, según estos autores, un estado permanente. Por tal motivo Grocio expresaría que el uso continuado de la fuerza había hecho que la palabra bellum indicase “no la acción, sino el estado”, y ello había determinado que bellum haya sido entendido como “el estado de los que combaten por la fuerza”, de acuerdo con unas reglas, como un “duellum”[49] para reparar una injuria recibida (1625/1925:44-45)[50]. El estado de guerra antes mencionado, que sería usado posteriormente por Hobbes para definir la guerra como un estado y un acto[51], había sido denotado originalmente por la expresión “guerra”. Esta palabra proviene, al parecer, de la expresión alemana “werra” y llegó a Occidente por infiltración[52]. Con la caída del imperio romano, “werra” y posteriormente “guerra”, “war”, etc., expresaría un estado de hostilidad que generaba en los afectados terror, angustia, etc., por su impredictibilidad y la posibilidad cierta de que ocurriese en cualquier momento (Blanco, 2007:29). En otras palabras, la expresión “guerra” comenzó a denotar un estado casi permanente donde se presentaban actos de variada duración que empezaron a ser conceptualizados a partir de su finalidad y/o su naturaleza. Este hecho, según Agamben (2007:100), puede ser explicado como un desplazamiento del significado que hizo que la expresión “bellum” entrase con el tiempo prácticamente en desuso. Por su parte, la expresión “guerra” que ocuparía su lugar, además de denotar el estado y el acto bélico, llegaría a expresar también una serie de acciones hostiles que irían más allá de lo puramente bélico, como los embargos, la guerra comercial, mediática, etc., tal como lo ha mostrado la tipología realizada por Q&W (1999:237)[53].

Teniendo presente lo antes mencionado se puede afirmar que en la GdlXXXa estuvieron subyacentes varios conceptos de lo que se entendía como conflicto armado. Estos conceptos fueron básicamente: 1.-) “bellum”, que denotaba un estado donde estaba presente la voluntad mutua de hacerse daño que se confundía temporalmente con el acto, el combate en sí mismo, tal como ha sido recogido por Vitoria y Gentili; y 2.-) “guerra”, que se ajustaba a la definición de Grocio, Pufendorf y Hobbes e indica: (a) que se realizaba sin previo acuerdo y (b) expresaba la existencia de dos tiempos: el tiempo donde está presente la voluntad de luchar de al menos una de las partes y el tiempo propio de la lucha. Como en el caso del Sacro Imperio Romano Germánico el conflicto comenzó sin declaración, se presupone que la voluntad de luchar de un grupo de personas que eran súbditos del imperio estuvo presente mucho antes de su presentación formal testimoniada por la segunda defenestración de Praga, y el acto propio de lucha se inicio formalmente como el acto de defenestración en sí misma. En consecuencia, se puede concluir aquí que en la GdlXXXa estuvieron presentes tres ideas del tiempo: 1.-) una relacionada con la voluntad de combatir por parte de los principales poderes políticos participantes aunque no se presentaran combates, 2.-) un tiempo de combates que estuvo por ellos determinado y, además, 3.-) un tiempo representado por las vivencias (o tiempo interior) de los sujetos involucrados y afectados por el citado conflicto.

El tiempo determinado por la voluntad de luchar es un tiempo lineal y relativo desde la perspectiva de cada observador, es decir, de la capacidad de cada uno de los poderes involucrados para imponer la propia idea del tiempo al resto de los poderes políticos combatientes. Negri denominó teológica y circular a esta concepción del tiempo debido a que se redujo este tiempo a la linealidad del espacio y luego se organizó sistémicamente para efectos de la producción. Los actos de guerra, en este sentido, son expresiones de la forma de manutención de ese tiempo (1997:35). Este tiempo lineal hecho circular mediante la aplicación de la fuerza, según Negri, pasó a ser la naturaleza misma del Estado. El tiempo vivencia (o tiempo interior) es, en este contexto, como ya se explicó, el tiempo que no está supeditado a la circularidad y por consiguiente al Estado.

Estas consideraciones sobre el tiempo entendido de manera circular permitieron a HyN elaborar su concepto de Imperio debido a la relación recíproca de violencia y Estado que en sí está destinada a mantener y expandir el orden existente a toda la humanidad tal como lo intentaron los Habsburgo en la Europa del siglo XVII (2002:313)[54]. Ante esta relación recíproca de violencia y Estado (que HyN también han denominado biopoder) habría que hacerle la guerra contra la guerra como un medio para asegurar desde el mismo tiempo interior su posibilidad de despliegue como una expresión de libertad. Hacer la guerra contra la guerra es efecto entonces de la intención de salir del estado de guerra actual para evitar que se repita algo análogo a la GdlXXXa permitiendo a su vez el despliegue de la potencia como expresión de la posibilidad de auto-realización de la humanidad en un contexto global. Así pues, lo que está subyacente en la GdlXXXa como paradigma es el deseo de HyN de evitar que se repita este hecho porque la guerra en sí misma persigue el poder entendido como apropiación o control de los modos de producción para los fines de esa entidad que se estaría conformando y que denominan Imperio.

Desde esta perspectiva, considerando el deseo de la humanidad de oponerse a algo que pueda destruirla, HyN apelan a su esencia, es decir, la potencia misma del hombre entendido desde su capacidad productiva, con el fin de que el acto mismo de oposición permita el desarrollo de un proceso de constitución y perfeccionamiento.

I.1.4.-  Reflexión final.

Afirmar que la GdlXXXa fue una guerra civil europea significa entonces para HyN que la citada confrontación tuvo como objeto el poder a pesar de que no se logró el propósito de constituir un imperio universal. El objetivo de obtener el poder fue producto del temor al empobrecimiento porque en ese entonces era considerado como un obstáculo insuperable para que el hombre pudiese desplegar su potencia para perseverarse en su existencia. Este propósito se manifestó en la apropiación, por intermedio de la guerra, de bienes, territorios y su capacidad productiva. Una ojeada a los primeros artículos de la denominada Paz de Westfalia evidencia cómo se redistribuyó la propiedad en concordancia con el resultado que había producido la guerra en los territorios alemanes y en el resto de Europa[55].  

En relación con las semejanzas entre la GdlXXXa y la guerra global que según HyN se está comenzando a vivir, estos autores han afirmado que esta semejanza está dada por el contexto de transición política que está ocurriendo actualmente donde lo afuera cada día se está haciendo pequeño, y lo adentro está tendiendo a mantener a la humanidad dentro de un orden específico mediante la guerra (Negri, 2004:151). Todo este proceso está ocurriendo dentro de un contexto signado por: 1.-) el desarrollo de unas nuevas relaciones de producción e intercambio enmarcados en lo que se ha denominado trabajo inmaterial favorecidas por las tecnologías de información y comunicación y 2.-) el desarrollo de una nueva burocracia eficaz que, como en el siglo XVII, está permitiendo el perfeccionamiento de un nuevo aparato de captura y una nueva máquina de guerra del Estado.

Consecuentemente, de lo antes expuesto se podría afirmar que el horizonte de comprensión que representa para HyN la GdlXXXa parece ser en parte adecuado. Sin embargo, desde el punto de vista ontológico la GdlXXXa fue un evento sumamente complejo para establecer un anclaje desde el punto de vista histórico debido a que su signatura abarcó una multiplicidad de eventos singulares dentro de una particular situación planteada cuya complejidad ha sido difícil de aprehender. Basta para ello tener en cuenta la gran cantidad de documentos sobre el tema que están comenzando a ser publicados en fecha reciente. Esta complejidad que hemos denominado rizoma de guerras podría constituir una importante herramienta exegética para la comprensión del estado de guerra global actual. Pero para ello, HyN deberían incluir una serie de conflictos interestatales e intraestatales presentes en diversas partes del globo como una manera de generar las condiciones que permita establecer una semejanza que pueda, como aquí se ha señalado, producir las herramientas que muestren las tendencias que faciliten la realización de acciones político-estratégicas.  

Desde el punto de vista arqueológico, la principal dificultad en usar a la GdlXXXa como una signatura estriba en que desde la perspectiva histórica es muy difícil conocer cómo la relación ansiedad-miedo operó de una manera tal que hizo posible que se desencadenara la guerra. Esta dificultad no sólo se encuentra en el modo como HyN han entendido este fenómeno acaecido en el siglo XVII, sino también cómo ha sido comprendido hasta el presente. Teniendo presente lo antes afirmado pareciera que el conflicto del siglo XVII, como paradigma, parece evocar la idea de la lucha por un cambio político. Desde ese contexto HyN tratan de evitar razonablemente que la lucha por la libertad que proponen, se convierta nuevamente en una guerra permanente por el poder a escala global. Ello explica el uso que le han dado a la expresión hacer la guerra contra la guerra, es decir, combatir un estado que en cierta forma sería una reproducción de la GdlXXXa.

Desde esta perspectiva, la GdlXXXa, en sus inicios, podría ser considerada como una herramienta exegética que permitiría explicar parcialmente la naturaleza del naciente conflicto presente en el mundo de hoy sobre todo si se tiene presente la reaparición de fenómenos que nos recuerdan el conflicto bélico del siglo XVII como nos lo han mostrado Simplicius Simplicissimus y Estebanillo González. Pero se plantea la necesidad de entender fenomenológicamente la actual naturaleza de la guerra y de sus conexiones posibles con el fin de constatar la aparición de un rizoma de guerras y su conexión con el proceso que ha signado las relaciones de producción e intercambio para determinar la consistencia del uso del fenómeno bélico del siglo XVII como paradigma y evitar así su repetición en concordancia con el propósito político de HyN de hacer la guerra contra la guerra.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA.

 

OBRAS DE HARDT Y NEGRI.

 

HARDT, M y NEGRI, A. (2000). Empire. Cambridge. Harvard University Press. Edición en castellano Barcelona. (T. A. Bixio). Ediciones Paidós Ibérica. 432 p.

HARDT, M y NEGRI, A. (2004). Multitude: War and Democracy in the Age of Empire. New York. Penguin Press. Edición en Castellano: Madrid. Editorial Random Hause Mondadori. 462 p

HARDT, M y NEGRI, A. (2009). Commonwealth. Cambridge. Belknap Press of Harvard University Press. 434 p

NEGRI, A (2006/2008). Fabbrica di Porcelana. Per una nuova grammatica Política. Milano. (T. M. Tari). Feltrinelli. 156 p.

NEGRI, A. (2007). Descartes Político o della ragionevole ideología. Roma. Manifestolibri. 231 p.

NEGRI, A. (2006). Spinoza: L’anomalia Selvaggia. Spinoza Sovversivo. Democrazia ed eternità in Spinoza. Roma. (2ª ed.). Derive Approdi. 396 p.

NEGRI, A. (2006-2008). “Sobre Mil Platôs”. Río de Janeiro. UFRJ. (T. C. Fitipaldi). Lugar Comun. Estudos de midia, cultura e democracia. 95-112 pp.

NEGRI, A. et alii (2004). Guías. Cinco lecciones en torno a Imperio. Barcelona (T. T. R. Rius y P. Salvat). 221 p

NEGRI, A. (2002). Il Potere Costituente. Saggio sulle alternative del moderno. Roma. Manifestolibri. 462 p.

NEGRI, A. (1997). La Costituzione del tempo. Prolegomini. Orologi del capitale e liberazione comunista. Roma. Manifesto libri. 180 p.

VIRNO, P y HARDT, M ed. (1996). Radical Thought in Italy. A Potential Politics. Minneapolis/London. University of Minnesota press. 280 p
 
OBRAS QUE TRATAN SOBRE LA GUERRA DE LOS TREINTA AÑOS Y OTRAS GUERRAS RELACIONADAS.

ALDEA, Q. (2008). España y Europa en la Guerra de los Treinta Años. Madrid. Real Academia de Historia. Instituto Germano-Español de Investigación de las Görres Nº 115. [Documento en línea]. Disponible:  www.cuentayrazon.org/revista/pdf/115/Num115_008.pdf. [Consulta: 03DIC2010].

BONALUME, R. (2009). A Guerra por Salvador. Como foi a Conquista da então Capital do Brasil pelos holandeses, em 1624, e sua retomada pelos luso-espanhóis em 1625. Brasília. Verde-oliva Nº 200. 64-71 pp.

COOPER, J. (1980). Historia del Mundo Moderno IV. La Decadencia Española y la Guerra de los Treinta Años: 1610-1648-59. Barcelona (T. V. Pozanco). Editorial Ramón Sopena. 539 p.

FLORISTÁN, A. (Coord.) (2004). Historia de España en la Edad Moderna. Barcelona. Editorial Ariel. 764 p.

GONZÁLEZ, E. (1646/2009). La vida y hechos de Estebanillo González, hombre de buen humor. Barcelona. E. Suárez Figaredo Editor. 244 p.

GRIMMELSHAUSEN, H. (1669/2008). El Aventurero Simplicissimus. Barcelona (T.J. Miracle, C. Fortea). Randon Hause Mondadori. 561 p.

HOBSBAWN, E. (2007). Guerra y Paz en el siglo XXI. Barcelona (T. B. Equibar, F. Esteve, T. Fernández y J. Madariaga). Editorial Crítica. 179 p.

KINDER, H y HILGEMANN, W. (1988). Atlas Histórico Mundial. De los orígenes a la Revolución Francesa. Madrid. (T. C. Martín y A. Dieterich). Editorial Istmo. 311 p

MANZONI, A. (1982). I Promessi Sposi. Novara. Istituto Geográfico de Agostini. 479p

OSIANDER, A. (2001). Sovereignty International Relations, and the Westphalian Myth. Boston. International Organization. MIT. N° 55, 2. 251-287 pp.

PARKER, G. (1990). La Revolución Militar. Las Innovaciones militares y el apogeo de occidente, 1500-1800. Barcelona. (T. A. Piris). Editorial Crítica. 299 p

PARKER, G (ed.). (2004). La Guerra de los Treinta Años. 2º ed. (T. D. Romero). Madrid. Machado libros. 403 p.

PETERSEN, P. (2000). Der dreissigjähriger Krieg (1618-1648). Barockprojekt 2000. [Documento en línea]. Disponible: www.lehrer.uni-karlsrushe.de [Consulta: 03DIC2010].


SCHILLER, J. F. (1853/1998). The History of the Thirty Years' War. London. (T. A. Morrison) [Documento en línea]. Disponible:

http://www.worldwideschool.org/library/books/hst/european/TheHistoryoftheThirtyYearsWar/toc.html. [Consulta: 15OCT2008].

PAZ DE WESTFALIA. (1648/2004). Acta Paz de Westfalia (Versión en castellano) [Documento en línea]. Disponible: www.pax-westphalica.de. (Versión del año 1750). [Consulta 24JUL2006].

WILSON, P. (2009). Europe´s Tragedy. A History of the Thirty Years War. London. E-book. Penguin Books.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

AGAMBEN, G. (2008). Signatura Rerum. Sobre el Método. Buenos Aires. (T.F. Costa y M. Ruvituso). Editora Adriana Hidalgo. 162 p.

AGAMBEN, G. (2010). Homo Sacer. Poder Soberano y la nuda vida. Valencia. (T.A. Cospinera). Editorial Pre-textos. 272 p.

ALIGHIERI, D. (1317/2009). Monarquía. 2° ed. Madrid. (L. Robles y L Frayle). Editorial Tecnos. 126 p.

ARENDT, H. (1967). Sobre la Revolución. Madrid. (T. P. Bravo). Ediciones de la Revista de Occidente. 343 p.

ASTORGA, O. (2008). La herencia hobbesiana de la idea de multitud: Observaciones a la propuesta de Hardt-Negri. Caracas FHV.UCV. Akademos. Revista de Filosofía.

ASTORGA, O. (1999) El Pensamiento Político Moderno: Hobbes, Locke y Kant. Caracas. Ediciones de la Biblioteca UCV. 445 p.

ASTORGA, O. (1994). "El concepto de potencia como clave hermenéutica para leer a Spinoza". Caracas FHV.UCV Apuntes filosóficos, 6. 73-98 pp

BERGSON, H. (1923/2006). Duração e Simultaneidade. São Paulo. (T.C. Berliner). Editorial Martins Fontes. 238 p.

BLANCO, E. (2010). Espacio-tiempo y la Guerra. Ensayos sobre política y Estrategia Marítima. Caracas. Editorial Panapo. 225 P

BLANCO, E. (2007). De la Guerra y la Paz: Una perspectiva Hermenéutica. Caracas (UCV). Facultad de Humanidades y Educación. Escuela de Filosofía. Tesis de Maestría en Filosofía y Ciencias Humanas. 319 p.

BOCA, I. (2008). A Note on Antonio Negri’s Break with the Ontology of Time. Los Angeles. Time Society. 135-150 pp.

BOURKE, J. (2005). Fear. A cultural history. Emeryville (CA). Ed. Schoemaker & Hoard. 500 p.

BROOKS, D y MANGAN, F (2011). “The Modern Use of Contractors in Peace and Stability Operations”. Providence (RI). The Brown Journal of Wordl Affairs Vol XVIII, I. 181-194.

BUENO, G. (2011). “La idea de la Guerra desde el materialismo histórico”. Escuela de filosofía de Oviedo. [Documento en línea]. Disponible: Proyecto Filosofía en español. Disponible: http://www.filosofia.org/cla/gue/gueca20.htm. [Consulta: 13MAY2011].

CHARNAY, J.P. (1990). Métastratégie. Systèmes, formes et príncipes de la guerra féodale à la dissuasion nucléare. París. Ed. Economica. 264 p.

CLASTRES, P. (2004). Arqueología de la violencia. El origen de la guerra. Primera parte. Buenos Aires. (T. L. Padilla). Fondo de Cultura Económica. 77 p.
 
COCCO, G. (2006-2008). “Antropofagias, racismo e ações afirmativas”. Río de Janeiro. UFRJ. Lugar Comun. Estudos de midia, cultura e democracia. 305-329 pp.

COUTAU-BÉGARIE, H. (1999). Traité de Stratégie. (2da ed.). Paris. Editorial Económica. Instituto de Estrategia Comparada. 1005 p.

DEL BUFALO, E. (2011). Biopolítica y Estado en Antonio Negri. Caracas. USB. Cátedra de Filosofía Contemporánea.

DEL BUFALO, E. (2010). Democracia y Revolución en Antonio Negri. Caracas. USB. Cátedra de Filosofía Contemporánea.

DELEUZE, G. (2006). Spinoza: Filosofía Práctica. Buenos Aires. (T. A. Escohotado). Tusquets editores. 158 p.

DELEUZE, G. (2002). Diferencia y Repetición. Buenos Aires. (T. M. Delpy y H. Beccacece). Editorial Amorrortu. 460 p.

DELEUZE, G y GUATTARI, F. (1985). El Anti Edipo. Capitalismo y Esquizofrenia. Barcelona. (T. F. Monge). Ediciones Paidós. 428 p.

DELEUZE, G y GUATTARI, F. (2008). Mil Mesetas. Capitalismo y Esquizofrenia. 8º éd. Valencia. (T. J. Vásquez y U. Larraceleta).  Editorial Pre-Textos. 522 p.

DELEUZE, G y GUATTARI, F. (2009). O Que É a Filosofia? (T. B. Prado y A. Alonso).  São Paulo. Editora 34. 279 p.

FOUCAULT, M. (1968). Las Palabras y las Cosas. Una Arqueología de las Ciencias Humanas. Buenos Aires. (T. R. Prost). Siglo XXI Editores. 378 p.

FOUCAULT, M. (2000). Defender la Sociedad. Curso en el Collège de France 1975-1976 (H. Pons). Buenos Aires. FCE. 286 p.

FOUCAULT, M. (2008). Nacimiento de la Biopolitica. Curso en el Collège de France (1978-1979). Buenos Aires. (T.H. Pons). Fondo de Cultura Económica. 401 p.

FUNDACIÓN BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES (2000). Carlos V. Política y Religión. Salamanca. [Documento en línea]. Disponible: http://bib.cervantesvirtual.com/historia/CarlosV/presentacion.shtml. [Consulta: 02DIC2010].

GADAMER, H. (2003) Verdad y Método I y II. (10ª ed.). Salamanca. Ediciones Sígueme. 697 p.

GENTILI, A. (1612). De Iure Belli libri III. [Documento en línea]. Disponible:www.books.google.com. [Consulta: 25OCT2010].

GRAHAM, S. (2010). Laboratories of War : United States-Israeli Collaboration in Urban War and Securitization”. Providence. The Brown Journal of World Affairs. Vol XVII 1. 35-51 pp.

GROCIO, H. (1625/1925). Del Derecho de la Guerra y de la Paz. Madrid. Editorial Reus. (T. Reus). 331 p.

GUARESCHI, M. (2005). Ribaltare Clausewitz. La guerra in Michel Foucault e Deleuze-Guattari”. [Documento en línea]. Disponible:
http://www.centroriformastato.it/crs/Testi/guerra_2/guareschi. [Consulta 24ABR2008].

GUEVARA, A. (1539/1996). Menosprecio de corte y alabanza de aldea. Valladolid. Edición E. Blanco, J. Villaquirán. [Documento en línea] Proyecto Filosofía en español. Disponible: http://www.filosofia.org/cla/gue/gueca20.htm. [Consulta: 03DIC2010].

HEIDEGGER, M. (1927/98). El Ser y el Tiempo. (2ª ed.). (T. J. Gaos) Santa Fé de Bogotá. FCE. 478 p.

HOBBES, T. (1651/1989). Leviatán.  Madrid. (T.C. Mellizo). Alianza Editorial. 548 p.

KOHAN, N. (2003). El Imperio de Hardt & Negri : más allá de modas, ‘ondas’ y furores. Buenos Aires. CLACSO. 321-339 pp.

LUTTWAK, E (1999). “Post-heroic warfare and its Implications”. Washington. CSIS. [Documento en línea]: disponible: www.nids.go.jp/english/event/symposium/pdf/1999/sympo_e1999_5.pdf. [Consulta: 15FEB2011].

MOUFFE, C. (2007). En Torno a lo Politico. (T.S. Laclau). Buenos Aires. Fondo de Cultura Económica. 144 p.

MANDARINI, M. (2005). Antagonism, Contradiction, Time: Conflict and Organization in Antonio Negri. Malden. Editorial Board of Sociologycal Review. 193-212 pp.

PUFFENDORF, S. (1672/1931). Elementorum Jurisprudentiae Universalis. Libri duo. London. (T. W.A. Oldfather). Editorial Oxford Clarendon press. 304 p

QIAO, L & WANG, X. (1999). Unrestricted Warfare. [Documento en línea]. Beijing: PLA Literature and Arts Publishing House. Disponible: http://www.cryptome.org/cuw.htm. [Consulta: 13FEB2002].

RAMOS, B (2005). A desmaterialização do Imperialismo: O Conceito de Imperio de Antonio Negri. San Paulo. [Documento en Línea]. Disponible: www.puc-sp.projetohistoria.html. [Consulta 24SEP2008]. 369-375 pp

RUSH, A. (2003). La Teoría posmoderna del Imperio (Hardt & Negri) y sus críticos. Buenos Aires. CLACSO. 285-303 pp.

SIBERTIN-BLANC, G. (2005). État et généalogie de la guerre: l’hypothèse de la «machine de guerre» de Gilles Deleuze et Félix Guattari. [Documento en Línea]. Disponible: www.asterion.revues.org/docannexe.html. [Consulta:24SEP2008].

SCHMITT, C. (1965) El Concepto de lo político. Texto de 1932 con Prólogo y tres Corolarios. [Documento en línea]. Disponible: www.laeditorialvirtual.ar4.toservers.com/CarlSchmitt. [Consulta: 2004, Octubre 15].

SCHMITT, C. (1966). Teoría del Guerrillero. Acotaciones al Concepto de lo Político. (T. A. Schmitt). Madrid. Instituto de Estúdios Políticos. 131 p.

SPINOZA, B. (1677/1980). Ética demostrada según el Orden Geométrico. Madrid. (T. V. Peña). Ediciones Orbis. 269 p.

STRATEGIC STUDIES INSTITUTE (SSI) (2010). Defining War for the 21 ST Century. Carlisle, PA. [Documento en línea]. Disponible: www.StrategicStudiesInstitute.army.mil/ . [Consulta: 21MAR2011]

VIRNO, P (2003). Gramática de la Multitud. Madrid (T. A. Gómez). Traficantes de Sueños. 131p.

VITORIA, F. (1528-32/2000). Relecciones. De la Potestad Civil, de los Indios y del Derecho de la Guerra. 3º éd. México. Editorial Porrúa. 103 p.

WEBER, M. (1922/1992). Economía y Sociedad. Esbozo de Sociología Comprensiva. 2º éd. Buenos Aires. (T. J. Medina, J. Roura, E. Ímaz, E. García y J. Ferrater). Fondo de Cultura Económica. 1237 p.

WEBER, M. (1999). La ética protestante y el Espiritu del Capitalismo. 17 ed. (T. L. Lagaz). Ediciones peninsula. Barcelona. 262 p.

ŽIŽEK, S. (2001). “Have Michael Hardt and Antonio Negri rewritter the Comunist Manifesto for the Twenty-First Century?”. ESG Rethinking Marxism. Vol 13 # ¾. [Documento en línea]. Disponible: www.egs.edu. [Consulta: 01ABR2012].



[1] Se van a usar las letras “I” para referirse a la obra Imperio, “M” para nombrar Multitud y “C”, Commonwealth.
[2] Ver también: I Promessi Sposi de A. Manzoni (Negri, 2004:42) y La vida y hechos de Estebanillo González, hombre de buen humor de E. González (Schmitt, 1966:45).
[3] Ver al respecto: Astorga (1998:433-434), Negri (2006:193-195) Deleuze (2006:120-121) y Spinoza (1677/1980:59).
[4] A. Guevara fue un colaborador cercano del emperador Carlos I de España. Ver: Proyecto Filosofía en español. Disponible: http://www.filosofia.org/cla/gue/gueca20.htm.
[5] Negri expresa también al respecto: “l´antagonismo moltiplica, su tutte le dimensioni dovute, l´esuberante espansività del essere costituente. L´essere che si costruisce, in Spinoza è realtà esplosiva. Siamo ormai lontani dai primi approcci alla tematica dell´imaginazione quando l´incertezza del progetto si muoveva come tra ombre della realtà! Qui l´essere critico, l´essere conflittuale, l´essere antagonistico diviene chiave, insieme, di maggior perfezione ontológica e di maggior libertà ética” (2006:202).
[6] En este sentido, Negri expresó que desde el fin de la GdlXXXa el uso de la fuerza había hecho que: 1) se pusiera en marcha el mecanismo de la acumulación, 2) se estableciera y fundamentara el proceso que dio inicio a la alienación del trabajador y 3) se estableciera un instrumento de mediación entre la acumulación y el derecho, haciendo de este ultimo un mecanismo subsidiario de la acumulación (2002:313).
[7] Este concepto de Imperio de HyN ha sido criticado por Virno y Gago (2006:03) por su falta de claridad y también por otros autores como “Petras, 2001; Boron, 2002; Bellamy Foster, 2001” (Rush, 2003:287) por su diferencia con los conceptos tradicionales de imperialismo e imperio. D. Zolo, por su parte, expresó que ese concepto le había parecido el más logrado en la obra de los autores objeto de estudio (2004:25) y Žižek (2001) afirmó, que en término de las tendencias que marcan los procesos socio-económico globales, el Imperio se encontraba en una fase previa similar a las circunstancias históricas que estuvieron presentes en el momento de la elaboración del Manifiesto Comunista.
[8] Ver al respecto: Parker (2004:65), Kinder y Hilgemann (KyH) (1988:269),  Wilson (2009), Cooper (1980: 340), Petersen (2010) y Schiller (1853/1998: libro I, parte V). Este acto fue consecuencia de cuatro eventos que ocurrieron en forma simultánea: 1.-) la indignación que produjo una serie de abusos cometidos por autoridades imperiales católicas contra comunidades protestantes en la región de Bohemia, 2.-) la guerra de sucesión de los feudos imperiales de Jülich-Cleves, 3.-) la guerra entre Venecia y los Habsburgo y 3.-) la guerra por la sucesión del feudo imperial de Mantua.
[9] Otros aspectos que son coincidentes del período en que se desarrolló la GdlXXXa y el estado de guerra actual han sido: 1.-)  el auge de las tecnologías de información y comunicación, 2.-) la crisis del sistema financiero europeo que se manifestó en crisis monetaria y 3.-) el aumento del nivel de bienestar de la población como consecuencia del mejoramiento de las condiciones de vida. Ver: Wilson (2009), Negri (2007:82-83) y Parker (2004:22-25).
[10] Este fue “un país de muchos estados y de muchas economías” producto de la división del imperio carolingio en el siglo VIII. Fue una entidad política de fundamento católico cristiano-romano, cultura greco-latina e idioma más o menos común (Parker, 2004:18).
[11] Ver: Cooper (1980: 339), Aldea (2008:07), Wilson (2009) y KyH (1988:269). 
[12] Hay que destacar que en la obra Imperio, HyN ven, en principio, la GdlXXXa como una guerra civil germana (I, 83).
[13]Negri expresó interpretando a DyG, que rizoma es un proceso de producción de singularidades, donde el concepto de vida se presenta como un conjunto de interrelaciones – unidad y multiplicidad, conexiones y heterogeneidad, rupturas y líneas de fuga que se invierten según una cartografía incesantemente renovada (2006-2008:103).
[14] Según DyG es algo que produce cortes, flujos o escisiones que permite la producción de conceptos. Dicho de otra manera es la facultad de pensar. Ver: Del Bufalo (2010).
[15] El poder es aquí entendido como lo que media entre bienestar y forma de vida. Ver: Del Bufalo (2012) y Agamben (1996:152). Por su parte, autoridad es la potestad que tiene una persona o grupo para mediar entre bienestar y forma de vida.
[16] En la nota al pie 04 se mencionó que Guevara fue un colaborador de Carlos I. Los otros fueron: M. Gattinara, que recogió la idea de la monarquía universal de Dante a fin de alcanzar una pax romana y P. Ruiz de la Mota que le dio el carácter cristiano con la consigna de defensa de la fe (Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2000).  En relación con Dante, ver: (1317/2009: 05, 35, 71 y 126).
[17] El uso de la expresión plano abstracto es un recurso que estamos utilizando para indicar las ideas que sustentaron los antagonismos presentes en esa época.
[18] Ver: Spinoza (1980:168 y 174).
[19] Un ejemplo actual de lo que puede representar el miedo a la pobreza y sus consecuencias ha sido el caso del ciudadano griego Dimitri Christoulas que puso fin a su vida “para no tener que hurgar en la basura para subsistir”. Ver: www.elmundo.es. En el caso particular de la GdlXXXa, Negri expresó que el periodo 1619-1620 se caracterizó por el estallido de la primera crisis del primer desarrollo capitalista. Este acontecimiento se manifestó, como ya se anunció, en crisis monetaria (2007:82-84). Ver también: Parker (2004:24).
[20] Este proceso que condujo a la Paz de Ausgburgo se debió a la amenaza que representaba el avance otomano en Europa. En este proceso se produjo la expulsión de los Welsares en Venezuela, más que todo debido a la sospecha imperial de que estaban financiando las acciones de los protestantes.
[21]El camino a la guerra se labró por: 1.-) el interés de los reformados de hacerse con el poder imperial dentro de un contexto de divisiones internas y 2.-) una deliberada política romana de recuperación del poder perdido. Estos dos hechos generaron la adopción de una serie de mecanismos de resistencia por ambas partes. El acto de resistencia fue reconocido por Vitoria frente a los propios gobernantes como un acto de conciencia (1528-32/2000:85 y 88). Por otra parte, la rivalidad de la iglesia católica y los calvinistas, según Weber, estuvo relacionada con el uso de los segundos del concepto de “predestinación” que implicaba un sistemático autocontrol y una autoimpuesta santidad en el obrar llevada a sistema que llegaría a tener importantes consecuencias económicas y sociales (1999:147 y 149). Consecuencias económicas en el sentido de que la necesidad para que el creyente alcanzara la seguridad en sí mismo le hizo abrazar desde el punto de vista ético-individual el trabajo profesional incesante que favoreció la acumulación y consecuentemente la productividad y la prosperidad (Ibíd.:133). Desde el punto de vista social, porque esa ética apuntaba al servicio de la vida terrenal de la colectividad trayendo como consecuencia una reorganización de la vida en sociedad para garantizar la salvación. Estas prácticas contrastaron notoriamente con las desarrolladas por las autoridades católicas convirtiéndose en una fuente de conflictos (Ibíd.:103 y 151). Este derecho de resistencia usado por los calvinistas que estuvo en los orígenes de la GdlXXXa, ya había sido visualizado por Negri en la obra Poder Constituyente. Ver: (2002:159-160).
[22] Junto con la conexión de conflictos que orbitaron en la GdlXXXa, en Inglaterra, Francia, Suecia y España, se produjeron conflictos violentos de carácter interno que se sumarían al cruento proceso de conquista y colonización del continente americano.
[23] Aquí se puede observar cómo HyN logran establecer semejanzas entre la experiencia del principal conflicto bélico del siglo XVII con las tendencias actuales sobre todo en lo concerniente a la estrecha relación entre economía y guerra que ha fomentado, en parte, el resurgimiento de “empresarios militares” (M, 257).
[24] Ver: Bonalume (2009:65-71). De igual forma, en el año 1632 se produjo la ocupación de las que llegarían a ser las Antillas Holandesas.
[25] Para Foucault no había semejanza sin signatura, puesto que “el mundo de lo similar sólo puede ser un mundo marcado” (1968:36).
[26] Ver: Negri (2004:68).
[27] Negri expresó que la imagen iconográfica que usó fue el del imperio bizantino (2004:65), pero ese imperio se constituyó a partir de otro. En cambio, el proyecto atribuido a Carlos I fue un intento para tratar de hacer renacer un imperio que en cierta forma evocaba uno del pasado.
[28] La causa de esta afirmación se debe a que la mayoría de los conflictos (nacionales e independentistas) que se desencadenaron después de la Segunda Guerra Mundial se han desarrollado de manera asimétrica, es decir, asimetría de capacidades políticas y militares que ha obligado a actuar en forma de red siguiendo diferentes formas de acción para alcanzar el objetivo político. La red, según HyN, se caracteriza por el hecho de que su presencia es indeterminada. Esta indeterminación es “huidiza, efímera y se encuentra en fuga permanentemente” permitiendo con ello contrarrestar las desventajas de la asimetría (Ibíd.).
[29] Ver al respecto la denominada “Revolución en los Asuntos Militares” desarrollada en EE.UU. (M, 65, Coutau-Begarie, 1999:350  y Q&W, 1999:45-62).
[30]Ver: The Economist: “The Arab world. The Awakening. 19FEB2011”  y  “Tunisia and the Arab world. Let the scent of jasmine spread. 22ENE2011.
[31] Ver: Astorga (2008:10), Mandarini (2005:211) Ramos (2005:373-374) y Mouffe (2007:120).
[32] Ver: Gadamer (2003:375-377 y 456). En relación con este autor alemán, Negri expresó que él mantenía la concepción pesimista y totalizante del ser que está presente en la obra de Heidegger (2006-2008:99). Es decir, Gadamer reproduce en el fundamento de su propuesta metodológica la imposibilidad de crear y de ser que Heidegger denunció como crisis de la modernidad debido a que su método se focaliza en hurgar y desocultar lo que ha ocultado la tradición como un modo sólo de comprender y no de cambiar la historia.
[33]Ver también: Blanco (2010:157).
[34] Ver también: HyN, Maquina de Guerra (C, 330) (M, 66, 231), Aparato de Captura  (I, 71), (C, 142, 348). La importancia de estos conceptos ha sido destacada por: Sibertin-Blanc (2005:299) y Guareschi (2005:17).
[35] Ver: (2008:452-455 y 1985:154).
[36] Ver al respecto: Osiander (2001:264-266), DyG (2008:453), Mouffe (2007:86) y Negri (2006:138).
[37] La independencia de estos países fue reconocida en el Tratado de Paz de Westfalia (Artículos VI y VII).
[38] El concepto de biopolitica fue introducido por Foucault en la década de los años setenta del siglo pasado. Para este autor, la biopolitica fue “la manera como se ha procurado desde el siglo XVIII, racionalizar los problemas planteados a la práctica gubernamental por los fenómenos propios de un conjunto de seres vivos constituidos como población: salud, higiene, natalidad, longevidad, razas…” (2008:359). HyN entienden como biopolítica: 1.-) la forma como la sociedad de control se expresa en “el conjunto del cuerpo social que se desarrolla en su virtualidad” haciendo que el poder se hunda “en las profundidades de las conciencias y los cuerpos de la población y, al mismo tiempo, …en la totalidad de las relaciones sociales” (I, 39), y 2) el poder de vida para resistir y determinar una alternativa producción de subjetividad (C, 57). Agamben por su parte ha definido la biopolítica como la forma en que se ha politizado la vida misma dentro de un marco de estado de excepción (2010:151-156). Para Del Bufalo, biopolítica es inducir formas de vida (2010).
[39] Este grado de pertenencia al conjunto que tiene una analogía viene dado, según Foucault, por la superposición de la conveniatio y la aemulatio. Esta superposición  permite visualizar lo simpatías y las emulaciones que al final se marcan como situaciones análogas mediante un signo que las identifica (1968:42). Aquí hay que destacar que el filósofo italiano se apoya en la obra de Foucault citada en este trabajo.
[40] Ver también: Foucault (1968:37).
[41] Además del hecho que en ese periodo acaecían lo que se denominaba guerras privadas, en el presente este fenómeno se observa desde dos perspectivas: 1.-) el advenimiento de poderes no estatales capaces de hacer la guerra (M, 257) y, 2.-) la renuencia en padecer bajas ha incrementado el empleo de “empresarios militares” como ha acaecido en Kosovo (1998) e Irak (2003-2008) (Luttwak, 1999). Estas tendencias han limitado la capacidad de aplicación de lo que se conoce hoy en día como Derecho Humanitario Bélico (SSI, 2010:03-04).
[42] Ver al respecto: Foucault (2008:70)
[43] Ver al respecto: Cocco donde indica citando a Oswald de Andrade que pide restaurar el sentido de comunión del enemigo valeroso en el acto antropofágico, es decir, un acto simbólico y mágico donde reside toda la comprensión de la vida del hombre (2006-2008:307).
[44] Según Agamben, la arqueología trata “de acceder por primera vez al presente”, mediante la eliminación “de los fantasmas del inconsciente y de las estrechas redes de la tradición que impiden el acceso a la historia mediante el análisis del lenguaje desde una perspectiva histórica” (2008:43, 147-152).
[45] Ver al respecto: Boca (2008:148).
[46] Ver al respecto: DyG (2008:391-392) y (1985:203), Bergson, 1923/2006:57, Heidegger, 1927/98:19-21 y Negri, 1997:65).
[47] Ver también: Arendt (1967:222).
[48] Ver también: Foucault (2000:56).
[49] La expresión “duelo” es producto de la contracción de las palabras latinas ‘duorum bellum’, o sea bellum, contienda entre dos (Ver: Diccionario de Autoridades I: 346-347).
[50] Pufendorf, por su parte, expresaría posteriormente que la guerra era consecuencia de la imposibilidad de garantizar la seguridad por otro medio que no fuese la fuerza (1672/1931:13).
[51] Hobbes (1651/1989:107) y Astorga (1999:134).
[52] Para los antiguos alemanes esta palabra tuvo, al parecer, diversos orígenes: el primero, “Gewerr” (enredo) o “gewirr” (caos), es decir, una metáfora relacionada con la palabra “wesser” que denotaba los cambios imprevistos del rumbo de las cosas por los flujos y contraflujos producidos cuando dos torrentes de un río confluían en un mismo punto. En el segundo significado, muy relacionado con el primero, la palabra “werra” denotaba mezcla. Esta palabra a su vez provenía de la palabra (fir-) werran que significaba embarullar, enmarañar, confundir. De ahí surgirían palabras como werre-man (guerre-man, gens d´ armes, guerrero, warrior) y wehr (landwehr, wehrmacht). La palabra “werra” refirió entonces a un diferente modo de combatir de los germanos (en relación con los romanos). En este modo no había un inicio y un fin, sino era un estado donde los actos de fuerza se podían presentar en cualquier momento. Posteriormente, los pueblos de la Europa occidental modificarían la palabra “werra” y la derivarían en las expresiones “guerra” o “warre” (war) para expresar un estado y los actos que de ese estado de inseguridad se presentaban (Blanco, 2007:28). Corominas expresó al respecto que la expresión castellana “guerra” fue usada primeramente de forma despectiva por los latinos para calificar formas de luchar que no se ajustaban al bellum romano (Bueno, 2011).
[53] Ver también: Schmitt (1932/1965:76).
[54] Negri afirmó que el poder del Estado, violencia concentrada y organizada en la sociedad… fabrica el derecho y el derecho… se pliega sobre lo real, sobre la historia, sobre el espacio y el tiempo del mundo (Ibíd.). Sobre la categoría de la relación recíproca en la guerra, ver: Blanco (2007:53-55).
[55] Ver artículos III, IV y V del citado tratado de paz.